Reseña: El Matromonio Loving

El matrimonio Loving es la historia de Richard Perry Loving (Joel Edgerton) y Mildred Dolores Loving (Ruth Negga) {si, en serio ese es su apellido} una pareja interracial viviendo en la Virginia de 1958 cuando los Estados Unidos aún tenían leyes anti-mestizaje muy similares a las que tenían en Sudáfrica durante el Apartheid.

La historia empieza mostrando a Richard y Mildred Loving, ellos están muy enamorados, viviendo en una sociedad que los condenaba solo por querer vivir felices y juntos en matrimonio al igual que las parejas de la misma raza… en la Virginia rural… en 1958.

Joel Edgerton hace una excelente interpretación de Richard, casi de inmediato logra tu empatía al ver a un hombre dedicado, trabajador y reservado enfocándose en su esposa y su familia; con Ruth como su media naranja que es más abierta y aventurera con un mejor sentido de las implicaciones que tiene su relación en un Estados Unidos antes del movimiento de los Derechos Civiles encabezado por Martin Luther King y Malcolm X.

La historia comienza cuando Richard lleva a Mildred a Washington D.C. (que técnicamente no es un estado, es un Distrito Federal como lo teníamos en México) a casarse en la capital ya que es más sencillo por alguna razón que no explican en la película.

Poco después de contraer nupcias, la policía local arresta a la joven pareja Loving por romper la ley en contra del matrimonio interracial sin importar que tienen toda la documentación legal incluyendo su licencia de matrimonio, Richard y Mildred son forzados a sufrir una injusticia que los empuja a tomar un punto importante en la historia por los derechos igualitarios.

La selección de personajes secundarios es un poco rara ya que por primera vez Michael Shannon interpreta un personaje que no es aterrador ni un desgraciado (logró que yo odiara a Elvis en “Elvis & Nixon”) pero la selección más rara es el personaje de Bernie Cohen (Nick Kroll) quien es mejor conocido por sus papeles en comedias y famosamente interpretó a “The douche” en Parks & Recreation y es raro verlo en escenas muy serias porque incluso en la película parece que está conteniendo su risa o es demasiado ingenuo en escenas que exigen seriedad.

Tengo dos grandes quejas sobre la película, la primera siendo que se mueve increíblemente lenta con escenas de relleno que no agregan nada a la trama. Después del segundo acto, la razón por la que hicieron una película de esta pareja es por su participación en el avance de los derechos civiles y aunque es importante conocerlos, el director solo nos pinta una pareja que suda miel y tienen un amor incondicional uno por el otro y son el matrimonio que todo mundo aspira tener lo cual pertenece en el género de comedia romántica, no una película histórica biográfica.

Mi segunda queja es que el tercer acto ocurre completamente fuera de cámara, “Loving Vs Virginia” el caso que contribuyó al cambio de la constitución de los Estados Unidos ocurre en una sola escena la cual no logramos ver, un elemento crucial de una película es la superación de obstáculos y aunque el matrimonio Loving ha sufrido bastante durante el transcurso de la película todo eso lleva a una culminación la cual desafortunadamente ocurre fuera de escena, es como si Batman luchara contra el Guason y la última batalla fuera narrada por el comisionado Gordon sin que la pudiéramos ver.

En conclusión es una buena película para ver con tu pareja si quieres tener un tiempo a solas y maravillarse en el mensaje de “el amor puede con todo”; pero no es una gran película, nadie después de verla se inspirará en el valor y coraje de los Loving ni tendrá ganas de volver a verla. Es una experiencia decepcionante.

Alejandro Castellanos

Colaborador en Gamer Style. Entusiasta de videojuegos y tecnología por gusto y profesión. Opiniones mías de mí.