Reseña: Xbox One X, la consola más potente
Share the post "Reseña: Xbox One X, la consola más potente" FacebookGoogle+TwitterEmail Habemus Xbox One X y a continuación te compartimos nuestra reseña. Un... Reseña: Xbox One X, la consola más potente

Habemus Xbox One X y a continuación te compartimos nuestra reseña.

Un nuevo integrante ha llegado a la familia Xbox y no se trata de una consola con salto generacional: la consola más potente del mundo ha llegado a nuestras manos gracias a Xbox México y en Gamer Style te queremos compartir nuestra video reseña.

El diseño minimalista de la Xbox One X es similar al del Xbox One S con la diferencia de que el color negro mate la hace lucir más elegante. Además, no sólo es la consola más poderosa, sino también es la más pequeña de esta generación. Gracias al diseño compacto y que ahora la fuente de alimentación es interna, podrás colocar la consola en un espacio reducido de forma vertical u horizontal. En la parte delantera tenemos el botón de encendido, un puerto USB 3.0 y un receptor infrarrojo. En la parte trasera tenemos la entrada del cable de alimentación, dos entradas HDMI, uno de entrada y otro de salida de video, dos puertos USB 3.0, el puerto de audio óptico y el puerto Ethernet.

En el aspecto técnico no en vano llega como la consola más potente jamás creada. Su procesador de 8 núcleos a una velocidad de 2.3 GHz, una GPU con 40 unidades de procesamiento acompañados de 12 GB de RAM le ayudan a generar hasta 6 Tflops. También, junto al Xbox One S, es una consola que tiene un reproductor Blu-Ray 4K y certificación Dolby Atmos. Todo esto la coloca como líder indiscutible sobre las demás consolas, aun por encima de su más cercana competencia, la PlayStation 4 Pro.

Gracias al poder de sus unidades de procesamiento, el desempeño en la interfaz es bastante fluido, y por lo mismo podrás ejecutar varias acciones al mismo tiempo y la respuesta será siempre muy ágil. Ese poder de procesamiento, también se nota al momento de capturar vídeo, que ahora podrá grabar en resolución 4K. La única desventaja es que solo se podrán compartir 30 segundos como máximo en esta resolución; además, si quieres compartirlo en Xbox Live, solo se podrá hacer en una resolución máxima de 1080p. Los tiempos de carga son más rápidos en Xbox One X, pero depende mucho del título que estés jugando, por ejemplo en Gears of War 4 las pantallas de loading tardan más en comparación a la versión Slim, pero también se debe considerar que hablamos de texturas más pesadas debido a la resolución 4K. Afortunadamente esos tiempos no arruinan la experiencia de juego.

El enfriamiento del Xbox One X se basa en cámaras de vapor apoyadas por una turbina que, en resumidas cuentas propicia que la consola apenas y se caliente, incluso después de someterse a un uso prolongado. Y lo que es mejor de todo, es que este sistema de enfriamiento es gratamente silencioso.

Hay una larga lista de títulos que incluirán una mejora gráfica y resolución 4K. Algunos lo harán de forma nativa, otros tendrán resolución dinámica y otros se re-escalarán para llegar al 4K. Adicionalmente, muchos juegos serán compatibles con HDR de inicio o con alguna actualización futura, pero solo podrás disfrutar de esta mejora si cuentas con un televisor compatible con el estándar HDR10 el cual maneja el Xbox One X.

También habrá juegos que en su descripción tendrán la leyenda “Xbox One X Enhanced”. Estos títulos aprovecharán la máxima potencia de la nueva consola de Microsoft, tales como Gears of War 4, Forza Motorsport 7, y Rise of the Tomb Raider, entre otros. La lista de títulos de última generación que pudimos evaluar fue extensa Assassin’s Creed Origins, Final Fantasy XV, FIFA 18, Forza Motorsport 7 y  Gears of War 4, fueron los elegidos para probar por vez primera esta consola. Lo primero que notamos en cada uno de estos títulos es la definición en las texturas en donde se puede apreciar hasta el más mínimo detalle.

Dependiendo del juego, podíamos percibir mejoras en tiempos de carga y en los frames por segundo como en Gears of War 4, uno de los títulos que dispone de dos modalidades en las opciones gráficas. El modo rendimiento que te permite jugar a 60 FPS o el modo gráfico en el que puedes jugar con la más alta resolución de forma nativa. Assassin’s Creed Origins era uno de los juegos que mejor lucía en la consola de Microsoft pero desgraciadamente la última actualización ha arruinado el dibujado de lejos y en ocasiones no carga correctamente las texturas.

Final Fantasy XV es otro de los títulos que tiene varias modalidades en las opciones gráficas. En la opción alta tiene una mejor resolución. En la opción fluida, baja un poco la resolución pero tiene más frames por segundo, y en la opción estable tiene un mejor rendimiento. FIFA 18 es un deleite visual cuando apreciamos todos los detalles gracias a la resolución 4K y esto ayuda mucho para reconocer la cara de los jugadores en planos aéreos. El soporte HDR le brinda una mejor iluminación a la cancha, estadios y ropa de los jugadores, gracias a ello parecería que estás viendo un partido de fútbol como en la vida real, desgraciadamente en ocasiones tiene algunas problemas para mantener los 60 FPS, pero en general tiene un gran desempeño.

Otro de los juegos que también nos ha sorprendido es Forza Motorsport 7, no solo por el increíble nivel de detalle en sus texturas, sino también por el desempeño en la pista ya que el título corre a 60 FPS. Es curioso, pero a veces en los cinemas suele tener caídas notables, pero no in game. Por otro lado, el poder de la consola también se refleja a la hora de cargar la carrera, en Xbox One S tarda 35 segundos y en Xbox One X tarda 23 segundos.

La pregunta que todos nos hacemos es ¿vale la pena comprarla?

No hay duda que el Xbox One X es una gran consola por todo lo que ofrece en su interior y rendimiento, pero como en todos los lanzamientos de hardware, Microsoft deberá mostrar de lo que es capaz en el futuro. Será importante saber si la compañía va a ampliar su lista de juegos exclusivos o si nuestro título favorito va a ser mejorado con resolución 4K y mejores gráficos para animarnos a adquirir el Xbox One X.

Como lo dijo Phil Spencer, “el Xbox One X es un producto premium pero no es para todos” si dispones de un televisor 4K no solo podrás explotar al máximo el potencial de la consola con tus videojuegos, eso sin olvidar que algunos títulos retrocompatibles tendrán soporte 4K nativo. También tendrás la posibilidad de ver películas en 4K gracias al reproductor Blu-Ray que ni siquiera el PlayStation 4 Pro tiene, y si cierras el círculo con un sistema de sonido compatible con Dolby Atmos, vas a quedar maravillado con la nueva consola de Microsoft.

De momento el Xbox One X cumple la promesa de ser la consola más poderosa del mercado y si eso es lo que buscas no terminarás decepcionado.

Por supuesto que hay un gran camino por delante y justo en este momento la decisión de adquirirla depende de muchos factores,  como el hecho de si tienes un televisor 4K, si tienes un One original o un S, el gasto que tendrías que hacer, o si los juegos de tu preferencia han sido ya mejorados y muchas variantes más.

Esperemos que en un futuro cercano Microsoft nos ayude a tener una respuesta más clara y saber que la opción de adquirir un Xbox One X se puede responder con un rotundo sí.

Comentarios

MikePerdomo

MikePerdomo

Editor en Jefe de Gamer Style, locutor y conductor en GS Radio y GS TV. Abrazo todos los géneros de videojuegos y todas las plataformas por labor periodística y por amor. Born @ the videogame era.