#UnlovingWeek: Viviendo con TDAH y jugando Catherine #UnlovingWeek: Viviendo con TDAH y jugando Catherine
Share the post "#UnlovingWeek: Viviendo con TDAH y jugando Catherine" FacebookGoogle+TwitterEmail Semana a semana un vistazo a las dificultades con este trastorno en los... #UnlovingWeek: Viviendo con TDAH y jugando Catherine

Semana a semana un vistazo a las dificultades con este trastorno en los videojuegos

Siempre he vivido con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH), el trastorno neurológico más común de todos con una prevalencia en la población mundial del 5%; por decirlo de alguna manera, por cada 100 personas, nace 1 con este trastorno. El problema, es que yo no me enteré que lo tenía sino hasta los 25 años de edad, y semana tras semana compartiré con ustedes mis experiencias con las manifestaciones del TDAH, principalmente con varios títulos que me tocó jugar.

Cuando los puzzles son más difíciles que las relaciones interpersonales

Catherine fue una de esas sorpresas inesperadas de los videojuegos, con una primicia bastante extraña para lograr que funcionara, pero que de alguna manera Atlus lo consiguió: una serie de rompecabezas tridimensionales, atados a una historia de forma sorprendentemente madura sobre relaciones amorosas, infidelidades y la importancia de madurar como persona. En el momento que me tocó jugarlo, yo ya me encontraba en un lugar bastante estable emocionalmente, siendo novio con la que se convertiría en mi esposa, pero eso no evitó que diera un vistazo más profundo a las acciones de personas que me rodeaban, así como a mis pasadas exnovias.

De nueva cuenta no tengo un indicador directo del trastorno, pero si conductas asociadas del TDAH ya en la vida adulta, y especialmente con las manifestaciones en las relaciones interpersonales, puntualmente intentando recordar los motivos por las cuales fracasaron y la relación que había entre mi comportamiento actual.

Las personas con TDAH tenemos dificultades para las relaciones amorosas, ya que en muchas ocasiones actuamos de manera impulsiva, fallamos en prestar atención a las peticiones de nuestra pareja o podría parecerle al otro que no nos importa, y en lugar de ello preferimos continuar atendiendo situaciones propias. En mi caso, muchos de mis problemas fueron al no atender de manera adecuada a las peticiones de ellas, en otras, tuve un pésimo manejo de mis emociones y reaccioné de maneras inadecuadas ante varios sucesos.

En Catherine, el héroe del juego es Vincent, un treintañero “fracasado”, trabajando en un empleo que no disfruta y manteniendo una larga relación con su novia, Katherine, la cual da muchos indicios de querer casarse, aunque Vincent parece estar más interesado en continuar su vida sin preocupaciones, visitando a sus amigos noche tras noche y evadiendo responsabilidades de la vida adulta. En una noche, él se pasa de copas y termina acostándose con una chica, Catherine, lo cual lo hace cuestionarse sobre la vida a futuro que tiene con su novia actual, o la vida libre de preocupaciones que podría tener con esta nueva chica.

La trama resonó mucho en mí, ya que en mi historia de vida mis ex parejas me fueron infieles en dos o tres ocasiones, situación que yo supe después de haber terminado la relación. Dicho esto, en una de ellas mi conducta no fue la adecuada, ya que intenté desquitarme, arrepintiéndome al final de mis acciones. Durante el juego, en muchas oportunidades me recordé a mí mismo en esa situación, donde muy probablemente mi pareja de ese entonces tuvo un error del cual estaba arrepentida, o bien, algo que hizo a sabiendas pero que le generó remordimiento al final.

En muchas de las situaciones de la historia, pude decidir cómo actuar con Katherine al responder sus mensajes del celular, ya sea con mucha indiferencia, o siendo comprensivo. Fue gratificante saber que las acciones que tomé de inicio a fin me llevaron a que Vincent se casara con ella, no sin antes hacerme muchos cuestionamientos sobre mis relaciones de pareja con varias de las preguntas en el juego.

Me hizo recordar una ocasión donde una chica tenía sentimientos por mí, pero yo no por ella, pues ya contaba con una relación; no del todo estable, pero una relación al fin y al cabo. En mi código de ética, yo no debía ser infiel pues no era correcto, pero, así como Vincent y varios personajes sin nombre dentro del juego, sucedió: fui infiel actuando por impulsividad.

Decidí que la relación de ese momento había muerto, pero no corté con ella sino hasta tres días después; fui a casa de esta otra chica a besarla, situación que, en mi cabeza, estaba justificada, pues yo ya había decidido que la relación formal había terminado.

Vincent no tuvo mi suerte, pues durante todo el título se debate entre su novia formal, con ganas de formalizar su situación, o la chica con la que pasó una noche pasional sin ningún tipo de compromiso. Algo muy importante que me dejé Catherine, es la comprensión ante la persona que es infiel, en ocasiones, aunque no es justificado, uno puede entender ciertas situaciones a la que lo orillaron a ello, justo como me sucedió a mí, siendo esclavos de las circunstancias que en ocasiones están fuera de nuestro control.

El hecho de comenzar a comprender los procesos mentales de Vincent y los demás, me hizo querer seguir terminando uno tras otro de los complicados puzzles, repitiendo una y otra vez errores simliares, pero siempre con el interés de conocer no solo el final, sino la historia completa.

Fue gracias a los mensajes de celular de Katherine, con opciones para contestar, que me hizo comprender cómo en ocasiones, uno puede decir algo con la mejor intención, pero significar lo contrario para la persona que lo recibe, haciéndome intentar ser más responsable en cómo le decía las cosas a mi novia actual en la vida real.

Catherine es un excelente juego que vale mucho la pena jugar varias veces por sus múltiples finales, pero yo, en lo personal, me quedé con el definitivo donde Vincent y Katherine se casan, dándoles un final feliz a ambos. No sin antes hacerme ver que cuando hay un tercero en discordia en una relación, siempre va a haber alguien que va a salir lastimado, y hay ocasiones en donde esa persona, es uno mismo.

Comentarios

kojy

kojy

Psicologo treintañero con TDAH, gusto por los RPG y repulsión a los MMO. Adicto al Ramen y esportologo (?) de cabecera para Dota. De niño instale el Atari de mi papá para jugar Fantasia