Skyrim, La Historia sin Fin de los videojuegos Skyrim, La Historia sin Fin de los videojuegos
Share the post "Skyrim, La Historia sin Fin de los videojuegos" FacebookGoogle+TwitterEmail Reflexionemos sobre la riqueza narrativa en Skyrim. Michael Ende, en su novela... Skyrim, La Historia sin Fin de los videojuegos

Reflexionemos sobre la riqueza narrativa en Skyrim.

Michael Ende, en su novela “La Historia sin Fin” utiliza frecuentemente la frase “…pero esa es otra historia y tendrá que ser contada en otra ocasión”. Este pensamiento se me viene a la mente cada vez que juego un mundo abierto, y más de temática medieval como una de mis sagas favoritas: The Elder Scrolls, por la sencilla razón de que estos juegos, hablando exclusivamente de esta saga o específicamente del quinto título llamado Skyrim, representan un número infinito de narraciones que son contadas de distintas maneras, en diferentes lugares, en situaciones diversas y cuando tú quieras que te la cuenten.

Hablando propiamente de Skyrim, considero que el juego es lo que Ende llama “La Historia sin Fin” y no porque ha sido explotado por Bethesda a más no poder, ya que acaba de salir una nueva versión para el Nintendo Switch y próximamente y en exclusiva para nuestra licuadora (no me quejo, repito, es de mis sagas favoritas, pero ¡Por favor, Bethesda, ya mándanos la sexta entrega!); sino porque dentro de una campaña lineal donde matas dragones, aprendes el lenguaje y viajas por el mundo cazando ¡Dragones!, Skyrim ofrece un sinfin de relatos alternos, sub-historias; diferentes caminos, diversos destinos, incontables sucesos y un centenar de momentos que podrán ser contados en el instante que tú quieras, no importa si tienes mil cuentos pendientes por ser escuchados, por ser vividos o mejor dicho, por ser completados.

Ende, en su libro, explica una trama lineal donde el protagonista encuentra un libro del que es partícipe, pero mientras describe las situaciones, menciona al dueño de la librería donde Bastian entra, la historia de este señor y lo que hizo cuando descubre que ya no tiene el mentado libro, sería contada en otra ocasión.

Personalmente, cuando leí esa parte, me quedé con ganas de saber lo que pasó con el bibliotecario y dejar un poco de lado, la historia principal de Bastian; algo que en Skyrim puedes hacer las veces que quieras.

Es una sensación gloriosa, casi mágica, el hecho de que la historia lineal te diga que debes ir a “La Garganta del Mundo”, la montaña más alta de todo Tamriel, para reunirte con “Los Barba Grises” y aprender de ellos el lenguaje de los dragones, y en tu camino te encuentres una cabaña abandonada con un ejemplar que relata “La leyenda del Águila Roja”, libro que debes leer para obtener la misión de buscar la espada “Perdición del Águila Roja”.

En ese momento, te olvidas de los Barba Grises y comienzas otra historia, aquella que podía ser contada en otra ocasión, pero que en ese momento te llamó la atención, y lo mejor de todo, es que en este juego se puede vivir, las veces que quieras, en el momento que desees, repito, aunque tengas cientos de cuentos pendientes.

Ese es el punto donde la magia de “La Historia Interminable” reside, y no me refiero a la que escribió Ende, sino a la que creas tú al jugar Skyrim, al obtener miles de misiones secundarias y ser capaz de decidir cuál realizar primero, con cuál continuar, o cuál ignorar, porque la historia no termina, el camino se vifurca en cientos de ramas, el mundo se abre a tus pies y puedes hacer lo que se te dé la gana.

Pero la historia es tan vasta que no sólo Bethesda nos otorgó miles de misiones por completar, también podemos escribir nuestras propias vivencias, nuestro propio destino, como yo, que me casé con el guapísimo Nórdico Vorstag, con quien formé una familia y tuve un hija adoptiva en Carrera Blanca; mi esposo Vorstag, quien un día me acompañó a la batalla y no salió de ella, a quien por días le lloré y lo extrañé hasta que conocí a Farkas, en el Gremio de los Compañeros, con quien compartí varias misiones, de quien me enamoré y con quien me casé, formando una nueva familia a las afueras de Carrera Blanca y fuimos felices juntos, hasta que un día Vorstag apareció en casa, como si nada, ya que nunca estuvo muerto, sólo estaba de parranda.

Relatos como este están dentro de Skyrim, un juego interminable, un título que cuenta historias dentro de otras historias, un mundo que jamás termina, ya sea porque tú te creas el destino o porque decides viajar por el universo de Tamriel, esperando escuchar narraciones, narraciones extraordinarias (esperen, ya me fui a Edgar Allan Poe).

¿Cuál es tu historia en Skyrim?

Comentarios

Rosée

Comunicóloga de profesión, escritora por vocación. Amante de los videojuegos, especialmente los RPG y los de terror. Ávida lectora, apasionada de la naturaleza, la música y la comida dulce. Ha viajado a Japón en dos ocasiones y desea recorrer el mundo y lo que éste puede ofrecerle. Actualmente es directora de la escuela de escritura “Cartas de Papel”, participa en el programa de radio “Navegando en Videojuegos” y está en proceso de publicación de dos de sus novelas.