Share the post "Review: Catty Shack" FacebookGoogle+TwitterEmail ¿Tienes media hora y $40 pesos? Porque tengo el lugar perfecto para que los inviertas. Catty Shack,...

¿Tienes media hora y $40 pesos? Porque tengo el lugar perfecto para que los inviertas.

Catty Shack, es un videojuego simple con animación de tipo 2D y gráficos a blanco y negro que parecen sacados de la última página de las libretas de un estudiante de secundaria. Ya saben, esos dibujitos simples que hacemos para distraernos con tal de no escuchar al maestro, todo acompañado de escenarios sencillos y música que podrías catalogar como “de elevador”.

Ian Burnette es quien creó este mundo sencillo donde lo único que realmente sobresale son los sonidos ambientales, como el sonido del agua o los ronroneos de los gatos, decisión acertadísima diría yo, porque es precisamente alrededor de estos compañeros de cuatro patas que gira el concepto del juego.

Aquí no encontramos con felinos que han escapado del refugio en donde viven, y será tu deber buscarlos y conseguir que ellos decidan acompañarte de vuelta a este lugar. Cada gato tiene un precio diferente, algunos te piden que les lleves “x” cantidad de pájaros, otros prefieren pescados, otros ratones, y unos más te pedirán una combinación de los tres elementos; así que debes buscar por todo el mapa para capturar dichos animalitos que servirán como soborno para poder cumplir con tu objetivo.

Como jugador es posible moverte libremente por el mapa sin preocuparte por morir y no porque tengas 9 vidas, sino porque, pues una vez que eres un fantasma ya no tienes mucho que perder; puedes brincar y escalar sin problema alguno, debido a que tu condición lo permite, no así con la de los gatitos, así que no esperes que te sigan a través de un acantilado o sobre las aguas de un río, debes buscar una ruta segura que ellos puedan seguir para volver al refugio. El juego termina una vez que todos los gatos están dormidos bajo techo seguro.

El nivel de dificultad es único, no hay niveles escalares ni una historia más allá. Lo que lees es todo lo que el juego ofrece, simple, interesante y disfrutable no porque ofrezca un gran desafío, sino porque es en sí algo bien aterrizado. Considero que el mejor modo de describirlo sería como “un adorable aniquilador de 20 minutos”.

El precio sugerido del Catty Shack por el desarrollador es de $2 dólares americanos, pero cuentas con opción tanto de pagar solo un dólar, como de desembolsar una cantidad mayor. Sé que son tiempos difíciles y el dinero no abunda, pero seamos honestos: hoy en día cuarenta pesos se nos van en cualquier cosa, no sé, una comida rápida en la calle, un café, gasolina, etcétera. Entonces, ¿por qué no cocinar en casa y tomar el transporte público por un día e invertir esos $40 pesos mexicanos apoyando a un creador independiente?

Lo dejo a su criterio, pero si te animas a darle una oportunidad puedes descargar Catty Shack desde aquí y disfrutarlo ya sea en Windows, Linux o MAC.

Comentarios

Mildred

La etapa de ver anime y jugar videojuegos nunca se me pasó / Actualmente grindeando materias para subir a Ingeniero.