Reseña Wolfenstein II: The New Colossus Reseña Wolfenstein II: The New Colossus
Share the post "Reseña Wolfenstein II: The New Colossus" FacebookGoogle+TwitterEmail Cuando todo parezca imposible, la única opción es no rendirte Wolfenstein II: The New... Reseña Wolfenstein II: The New Colossus

Cuando todo parezca imposible, la única opción es no rendirte

Wolfenstein II: The New Colossus regresa con dinámicas aún más divertidas y retadoras, impresionantes escenas y eventos que te dejarán con la boca abierta. Sin duda alguna, las peleas serán un reto que, a final de cuentas incrementarán la sensación de peligro y poder, presente en todo el juego.

Mezclando lo épico y lo absurdo

La entrega se desarrolla en un mundo alterno en el que Estados Unidos es invadido por los nazis durante 1960. La represión por los alemanes, la intensidad de la discriminación y la crueldad amenazan a los ciudadanos. Sin embargo, Blazkowicz y la resistencia luchan hasta con los dientes para poder retomar lo que es suyo por derecho.

Wolfenstein II posee dos líneas de tiempo que son muy importantes, ya sea que elijas a Wyatt o Fergus, habrá notorias diferencias en las escenas. No sólo cada una de ellas nos da un arma específica – Laserkraftwerk para Fergus, y Dieselkraftwerk para Wyatt – sino que tu elección cambia las dinámicas del grupo. Las conversaciones son totalmente diferentes y los cortes de escena toman un tono distinto.

La amenaza de las fuerzas nazis no se limitan a ubicarse en Estados Unidos, por lo que en Evas Hammer encontraremos a personas de todo el mundo,  ¡hasta una latina! Cada personaje tiene profundidad y una perfecta identidad increíblemente definida. Esa es la clave de la historia, los motivos de cada personaje por luchar serán lo que desenvuelva los hechos de la historia. Así mismo conocemos las raíces de BJ Blazkowicz haciéndolo un personaje más humano e inolvidable, también Engel es una villana impactante, cruel y uno de los factores más destacables de todo el juego.

Prepárate para un paseo narrativo salvaje. Lo épico y lo absurdo jamás habían estado tan juntos. En un momento tendrás eventos emotivos, seguidos de acción que te harán sentir gratamente satisfecho,  después  sentirás cómo se te cae el alma a los pies y posteriormente no sabrás si sorprenderte o reír. Un verdadero choque de emociones causadas por eventos ilógicos pero definitivamente memorables.  Cada uno te dejará preguntándote ¿cómo resolverán ahora el conflicto?

Ninguna experiencia será igual

Wolfenstein II te da la libertad de jugar con el estilo que más te acomode. Ya sea con sigilo, arrasando con los enemigos en un gran bullicio o con distintas técnicas. Tendrás varias opciones de armas con las mejoras que prefieras, rutas y distintas maneras de ataque para abrirte camino en el juego. Mejorar tus armas de acuerdo a tu estilo de pelea será muy importante para progresar.

La dificultad del juego lo vuelve un reto, pero no se vuelve tedioso. Tendrás la opción de cambiar la dificultad cuando lo desees.  A pesar de que algunas veces las muertes parezcan injustificadas, siempre querrás volver a intentarlo y explorar otras maneras de acabar con los nazis y sus poderosos robots. Cada uno tendrá una reacción impresionante a tus acciones, haciendo de cada partida una experiencia versátil. Cada detalle, cada bala, cada paso desencadenará una reacción distinta.

Los controles son bastante intuitivos y te acomodarán bastante. Por lo que no nos entorpecen mucho en momentos cruciales y de demasiado movimiento. Así, nuestros enfrentamientos resultan muy fluidos y con una variedad de ataques. Por esto mismo podrás jugar horas y horas.

Algunas veces los objetos en el suelo son difíciles de agarrar: aparecen en un parpadeo y cuando regresas a buscarlos los enemigos ya te acechan y te aniquilan. Sin embargo, en algunas ocasiones con sólo pasar sobre ellos ya los obtienes.

Wolfenstein nos recuerda que los juegos sí son arte

Es sumamente loable el trabajo que se hizo con los apartados visuaesl. Cada escenario posee distintos objetos que lo hacen sentir real. Varias veces querrás quedarte quieto para observar todos los elementos incluidos, capturar los colores, objetos, detalles y texturas trabajados en un espacio. Por ejemplo, en el submarino Evas Hammer cada habitación tendrá decenas de detalles que harán sentir el lugar vivo y dinámico.

Recomiendo mucho buscar los ítems del arte conceptual en el juego que te dejarán embelesado. Los trazos, los colores y la iluminación son fascinantes. Varios querrás tenerlos impresos en tu cuarto, siendo así que el trabajo hecho previamente en los bocetos hace que el resultado final en el juego luzca excelente.

Las cinemáticas son espectaculares. No necesitas saber de técnica para disfrutar el resultado, las escenas están impecablemente realizadas y notamos que se cuidó la fluidez entre acciones, el encuadre de cada toma, su colorimetría e iluminación. No querrás perderte ninguna.

Por supuesto que esta genialidad no se limita a los escenarios, también se percibe en el trabajo de los gestos de cada personaje. Su determinación, ansiedad, esperanza y fuerza se puede ver en las expresiones.

Cada sonido es importante, cada voz es impactante

La música de Mick Gordon y Martin Stig Andersen, no destaca al punto de querer tenerla en tu playlist. Simplemente le agrega dinamismo y versatilidad a las batallas.  Aunque está ambientada en los sesentas, no esperes música de la época. Por lo tanto, el silencio que se instala en momentos cruciales permite que las actuaciones de voz brillen. Las voces se adecuan perfectamente a la imagen de los personajes y pintan claramente las emociones de cada uno. Incluso sin ver a Blazkowicz, sólo con escuchar sus monólogos podemos imaginar su rostro y  empatizar con sus sentimientos.

Los efectos sonoros de las balas, las explosiones, las exclamaciones de los nazis junto con los ruidos de sus movimientos ayudan a construir idealmente los escenarios de pelea y agregan adrenalina al atacarlos. Incluso podrás saber cuándo se acerca un enemigo sólo por los ruidos y tendrás una idea desde dónde se aproximan. Un apoyo muy bueno para las peleas.

Adictivo, divertido y épico

Wolfenstein II: The New Colossus es impredecible: cuando crees que ya entiendes el tono del juego, sucede una ruptura que te sacude. Esta sensación se volverá adictiva y muy divertida. Así pues, aunque el juego es memorable, querrás verlo varias veces. Ya sea porque sucedió algo gracioso, impactante o que te hizo pensar “¿qué diablos estoy viendo?”

Aunado a esto, hay incontables posibilidades para hacerle frente a los enemigos usando distintas armas y dependiendo de la dificultad. Podrás usar dos pistolas o sólo una, lanzar una granada, cortar con el hacha desde puntos estratégicos, etc. Un entorno tan lleno de armas como de posibilidades.

Así como las buenas historias no revelan todos sus secretos la primera vez, el juego te presenta las dos líneas de tiempo cada una con sus características. Después de jugar una, indudablemente querrás explorar lo que esconde la otra opción.

El juego te planteará varias veces la importancia de no rendirte sin importar la circunstancia en la que te encuentres. Esto levantará los ánimos de los personajes para pelear y matar nazis. A pesar de eso, la jugabilidad y la curiosidad de los eventos por venir, ya son incentivo suficiente para atacar a los enemigos.

Wolfenstein II: The New Colossus es sumamente impredecible, un crisol de momentos épicos y absurdos memorables, dentro de un entorno fascinante y un dinamismo que te enganchará.  La desarrolladora no olvida la fórmula que hizo este juego tan querido dentro del género shooter, logra conservar lo clásico de la saga, al mismo tiempo que se arriesga aportando nuevos elementos al mismo.

 

TítuloWolfenstein II: The New Colossus

Desarrolla: Machine Games

Publisher: Bethesda Softworks

Género: First person shooter

Plataformas: Xbox One, PS4, PC

Estreno: 27 de octubre de 2017

 

Comentarios

Lau

Lau

Comunicóloga en desarrollo. Comencé a enamorarme de los videojuegos por Kingdom Hearts. Me fascinan las historias y todo lo relacionado a Japón.