Reseña: Thor Ragnarok Reseña: Thor Ragnarok
Share the post "Reseña: Thor Ragnarok" FacebookGoogle+TwitterEmail Una película divertida, pero que se siente innecesaria. Debo confesar que en los casi 10 años que... Reseña: Thor Ragnarok

Una película divertida, pero que se siente innecesaria.

Debo confesar que en los casi 10 años que tiene de existir el universo cinematográfico de Marvel, si hay algo que me ha llamado la atención no es la forma en que sus creadores han reinventado todos los cánones de sus cómics, series de televisión y videojuegos para hacerse de una realidad que funcione perfectamente en la pantalla grande (aunque haya más de un fan a quien no les guste), o la forma en cómo llevan vendiendo la misma fórmula una y otra vez, sin importar que cambiemos de directores o personajes- logrando un éxito de taquilla cada vez más grande con cada uno de sus lanzamientos. No, lo que más me impacta de Marvel Studios es la forma en que han tomado (y desperdiciado) a grandes figuras para darle vida a sus héroes, villanos y personajes de relleno.

Con un reparto liderado por Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Cate Blanchett, Idris Elba, Jeff Goldblum, Tessa Thompson, Mark Ruffalo, Anthony Hopkins y Benedict Cumberbatch, además de los inesperados cameos de Matt Damon y Sam Neill, Thor: Ragnarok no sólo se presenta como la última mega-producción de la casa de las ideas, sino también como otro experimento más para hacer atractivo al Dios del Trueno para la audiencia en general.

Después de una primera y elocuente producción lograda por el genial Kenneth Branagh y una muy olvidable secuela firmada por Alan Taylor, la tercera película de Thor es dirigida por el neozelandés Taika Waititi, quien hasta este momento era conocido por una serie de películas independientes y ahora se da el lujo de interpretar a uno de los personajes dentro de esta cinta: Korg. ¿El resultado? Una cinta divertida, y nada más.

El regreso de Hela, la diosa de la muerte, señala el cumplimiento de una profecía que acabará con la total destrucción de Asgard y la muerte de sus antiguos dioses. En su camino para detener esta catástrofe, el dios del rayo queda atrapado en un planeta como gladiador en un coliseo de lucha controlado por el Gran Maestro. El reencuentro con el Increíble Hulk y su alianza con Valkyrie serán el inicio de una revolución este mundo, la cual servirá para que Thor regrese a su reino antes de que sea devastado.

Bajo esta premisa, el accidentadísimo guión escrito por Eric Pearson, Craig Kyle y Christopher Yost nos llena de escenas innecesarias, personajes vacíos, momentos genuinamente ridículos y uno que otro chispazo de genialidad para ofrecernos una aventura hecha para que el espectador se ría, aún cuando eso implique humillar a tus actores o hacer que tus personajes realicen acciones completamente fuera de lugar. Con esto no digo necesariamente que la película sea mala, puesto que sí entretiene, pero en ningún momento se siente como una cinta interesante o trascedente, y si consideramos que cada vez es más difícil ver y entender una producción de Marvel Studios que no dependa de una u otra forma de todas las demás, Thor: Ragnarok se siente completamente innecesaria.

Aparte, el diseño de producción resulta visualmente espectacular, pero también exageradamente falso. No hay una sensación o cuidado al detalle que nos haga sumergirnos de manera orgánica en el universo en esta cinta llena de efectos especiales como ocurre con otras películas de Marvel (incluyendo las producciones anteriores de Thor). Más que “creíble”, esta cinta se siente muy plástica, muy hechiza para el nivel de calidad que sus creadores nos han acostumbrado.

¿Qué es lo que verdaderamente vale la pena de esta película? Su villana, interpretada magistralmente por Cate Blanchett, quien no sólo es la única en que participa en la cinta sin darnos esa sensación de “estoy aquí ganando dinero y perdiendo tiempo” (a diferencia de Idris Elba y Anthony Hopkins), sino que evidentemente se nota que disfrutó el rol de villana y lo hace sobresalir, algo muy raro en una película de Marvel.

Sobre el resto del reparto, Mark Ruffalo queda completamente ridiculizado, nadie que lea esta reseña ubicará a Karl Urban, y la intervención de Benedict Cumberbatch como el Dr. Strange esta TAN forzada que la cinta bien podría editar esa escena y no pasaría absolutamente nada; eso sí, Chris Hemsworth y Tom Hiddleston siguen funcionando perfectamente como Thor y Loki.

Thor: Ragnarok es una película entretenida, pero nada más. Sí, el espectador va a reírse un buen rato con las locas aventuras del dios nórdico y su amigo verde, pero la cinta se cae al momento en que uno empieza a fijarse en los detalles.

 

Título Original: Thor Ragnarok

Director: Taika Waititi

Guion: Eric Pearson, Craig Kyle y Christopher Yost

Reparto: Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Cate Blanchett, Idris Elba, Jeff Goldblum, Tessa Thompson, Mark Ruffalo

Género: Acción

Estreno en México: 2 de noviembre 2017

Calificación: 3/5

Comentarios

José M. Saucedo

José M. Saucedo

Cinéfilo, Melómano, GAYmer. Creativo por Accidente, Psicólogo de Vocación, Marketing por Conveniencia. Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad.