Reseña: Stranger Things 2 Reseña: Stranger Things 2
Share the post "Reseña: Stranger Things 2" FacebookGoogle+TwitterEmail El cuarteto ochentero favorito esta de regreso y prepara el camino para algo realmente grande Ya... Reseña: Stranger Things 2

El cuarteto ochentero favorito esta de regreso y prepara el camino para algo realmente grande

Ya pasaron algunos días desde el estreno de la extremadamente anticipada Stranger Things 2 y si son como yo probablemente habrán optado por un maratón de fin de semana (lo cual no recomiendo si quieren mantener su vida social), sin embargo se trata de una serie que sin duda ha causado un gran revuelo desde su salida, veamos si se mantiene a la altura de la primer temporada, si fue mejor o si disminuyó en calidad.

Por otro lado si se están tomando las cosas con calma he de advertir que probablemente más adelante haya un par de spoilers los cuales querrán evitar.

No todo debe tomarse a la ligera

Definitivamente es difícil continuar una historia sin forzarla. Muchas veces hemos escuchado que las secuelas son lo peor que le puede pasar a cualquier serie o película. Sin embargo si tu trama tiene personajes con buenas bases; hacerlos crecer y desarrollar su propio hilo dentro del relato se vuelve mucho más sencillo.

Con Stranger Things 2 puedo decir que aunque el resultado en algunos momentos es lento y predecible es sumamente satisfactorio, he escuchado y leído a un par de personas que parecían detestar la forma en que se manejó esta temporada. Igualmente me gustaría pensar que no han acabado los nueve capítulos y por eso su opinión se restringe a lo que han visto.

Desde un inicio fuimos advertidos que esta temporada no sería exactamente como la anterior y creo que eso es un gran punto a favor.

Hawkins después de la tragedia

En esta temporada la trama intenta capturar cómo es la vida en Hawkins después de los desafortunados eventos que se vivieron un año antes. Por supuesto que el 90% del pueblo vive como si nada, lo cual claramente hace más difícil a los personajes el vivir sus duelos de la forma correcta.

Como buena serie ambientada y basada en los ochenta, sabemos que más que haberse terminado, las cosas evolucionarían en algo extremadamente grande y difícil de controlar.

La trama funciona y para que lo haga tienes que ir paso por paso con el fin de asentar el terreno antes de dar el siguiente golpe. Los hermanos Duffer definitivamente saben cómo manipular esto al explorar distintos lados de la historia para después lograr unir todas estas subtramas sin hacerlas parecer forzadas. Eso sí, se toman su tiempo y algunas veces eso es tedioso.

En general la serie se mantiene fiel a lo que la hizo popular hace un año y la forma en que se ha construido la historia ha resultado muchísimo mejor que en la primer temporada al ser un poco más seria y obscura, sin embargo aún esta llena de clichés (sobretodo para los nuevos personajes) y el obvio reciclaje a un par de elementos que vimos en la temporada anterior; por ejemplo esta vez para comprender/comunicarse con Will, Joyce en vez de llenar su casa con luces de navidad, lo hará con los dibujos de su hijo para crear un mapa.

Entre clichés y catalizadores

Esta temporada está llena de nuevos personajes que te hayan agradado o no juegan un papel importante dentro del desarrollo de la trama, aunque como siempre, comienzan como los estereotipos más recurrentes de los ochenta.

Por un lado la llegada de Billy y Max funcionó para dar la agitada que necesitaban tanto los personajes principales como los de apoyo y así conocer más sobre ellos. Y es que no pueden negar que el triángulo amoroso entre Justin, Lucas y Max ha sido realmente divertido, más aún cuando Justin termina recibiendo consejos amorosos de Steve.

Haciendo principal hincapié en estos últimos, el juntar a personajes tan distintos fue un acierto total, convertirlos en aliados inesperados nos dio momentos divertidos y conmovedores por igual.

Por otro lado en temas más obscuros desde el primer capítulo nos presentan brevemente a Eight o Kali quien al igual  que Eleven estuvo encerrada un largo tiempo en los Laboratorios Hawkins hasta que logró escapar. Kali y su pandilla son el típico grupo que no encaja en ningún lugar, outsiders que por esa misma razón están juntos.

Un grupo de lo más peculiar que empuja a Eleven a vivir su etapa rebelde (seamos honestos, todos tuvimos una) para que después en menos de un día ella decida que esa no es la vida que quiere y regrese a su verdadero hogar.

Y por último pero no menos importante esta Bob, ese personaje que está diseñado para arruinar todo, pero la realidad es que es imposible odiar a Sean Astin y la actuación que ofrece, aunque en algunos momentos es de lo más odiosa, tiene su encanto.

Si lo analizamos, todos estos personajes sirven como catalizador para los momentos más importantes que dan sentido y poder a la historia.

Ya que si hablamos de las actuaciones del elenco principal. Como siempre, todos nos dan interpretaciones fascinantes en especial Noah Schnapp de quien por fin podemos ver más y de Millie Bobby Brown (Eleven) quien lleva a su personaje de una forma bastante limpia e intensa durante sus escenas en solitario para esta temporada.

Who you gonna call?

La cantidad de referencias en esta temporada es lo que esperaba y no es para menos si quieres mantener el ambiente 100% ochentero. El simple hecho de iniciar la historia en un arcade grita ochentas por sí solo, eso y si sumas que los chicos están jugando Dragons Lair lo cual probablemente le haya traido recuerdos a más de uno.

Las pequeñas referencias a Ghostbusters, Halloween, Stand by me y The Warriors son tan obvias, pero al final de cuentas la constante presencia de las mismas son lo que ha mantenido el interés de mucha gente esta serie. Y es que capturar varios clásicos de la década para homenajearlos y adaptarlos de forma correcta a tu historia es un trabajo realmente complicado.

Y no solo eso, sino que son bastante fieles a los sucesos que se desarrollaban en esos tiempos por ejemplo la elección presidencial de Estados Unidos de 1984. Que es manejada de una manera realmente sutil pero que igualmente habla mucho sobre el tipo de familia que tiene cada personaje.

Para terminar la banda sonora se adapta de una forma hermosa con las escenas, la ambientación por ende esta complementada de mejor forma que en la temporada anterior y aunque el uso indiscriminado de Whip It en algunos momentos llega a ser muy frustrante, cualquiera que haya vivido en esa época o sea fan podrá identificar fácilmente cada una de las canciones y disfrutarlo.

Para concluir…

Probablemente mi juicio se haya visto afectado después de tantas horas frente al televisor, pero estoy muy segura que esta temporada fue planeada con más cuidado que la anterior sin sacrificar el estilo y la esencia que la había hecho famosa anteriormente.

El simple hecho de mantener el suspenso y la tensión en cada una de las subtramas es algo que se agradece ya que es lo que te provoca seguir mirando y los resultados que vienen con cada una de ellas seguramente se verán aún mejor trabajados en la siguiente temporada.

Aún así no todo es miel sobre hojuelas, el reciclaje de ciertas mecánicas como había dicho anteriormente en lo personal me parece innecesario, pero posiblemente eso fue pensado con el fin de no alejarse demasiado de lo que conocimos la temporada anterior, en pocas palabras; jugar a la segura.

Comentarios

Frida Salazar

Diseñadora con un interés extremadamente enorme por las caricaturas, los idiomas, los videojuegos y las películas de horror. Un día mi padre me obligo a jugar NES y lo demás es historia.