Reseña: Planet of the Eyes Reseña: Planet of the Eyes
Share the post "Reseña: Planet of the Eyes" FacebookGoogle+TwitterEmail El claro ejemplo de que un diseño bonito no lo es todo… La primera vez... Reseña: Planet of the Eyes

El claro ejemplo de que un diseño bonito no lo es todo…

La primera vez que vi Planet of the Eyes me cautivó por completo, empecé a indagar un poco respecto al título y de inmediato busqué el modo de poder experimentar esta propuesta para venir a contarles todo lo que este Limbo de colores tiene para ofrecer.

Cuando uno piensa que este juego fue finalista en la categoría: Best indie Game, en los Canadian Videogame Awards de 2015, de inmediato las expectativas suben, porque se supone que esto es una especie de garantía de que no estamos ante un 2D platformer cualquiera, sino que estamos ante uno de los mejores en la categoría, ahora la pregunta obligada aquí es: ¿fue Planet of the Eyes capaz de llenar nuestras expectativas? vamos a dejar esta pregunta en el aire de momento y la aterrizamos al final ¿les parece?

Antes que nada vamos a definir el tipo de juego con el que estamos tratando, como ya mencioné es un juego de plataformas en dos dimensiones con una estética basada en los colores pastel de tonalidades cálidas en los escenarios naturales y colores oscuros en tonalidades frías para los escenarios de edificios abandonados, logrando un contraste bastante interesante en el cual en ningún momento deja de resaltar nuestro pequeño protagonista.

Un juego contado por su soundtrack

El jugador asume el papel de un robot que por alguna razón está perdido en un planeta desolado y ahora se encuentra en búsqueda de las grabaciones que le dejó su creador, conforme vas encontrando las cintas la historia va revelando un poco más de cómo y por qué estás ahí, atravesando un mundo desconocido, lleno de extraños peligros que te obligan a pensar de manera rápida en la solución para los puzzles que te impiden llegar a tu destino final.

Algo que tiende a suceder en muchos juegos independientes es el hecho de que de pronto nos encontramos con ciertos elementos que simplemente resultan incongruentes en el escenario que nos están planteando y en esta ocasión debo reconocer que el mundo que Cococucumber Games desarrolló no tiene este tipo de problemas; aquí todas las piezas embonan de manera perfecta resultando en un producto que es sencillamente hermoso en el sentido visual y auditivo, enfatizando claro esta última parte porque he de decir que tanto las grabaciones, como el soundtrack fueron logrados de manera más que perfecta y eso lo tengo que aplaudir.

Dicho lo anterior, es hora de abordar el tema de la jugabilidad y la historia y todas esas cosas que no dependen solo de ser bonitas para poder obtener el sello de aprobación de los jugadores, y es precisamente en este punto donde todo empieza a derrumbarse poquito a poquito en un título donde todo parecía ser perfecto.

Los controles son excesivamente básicos, sí, entiendo que estamos tratando con un juego sencillo, pero ¿no pudieron meter un comando para volar, un item especial que te diera habilidades extra, alguna mejora para el robot, etcétera? o sea en verdad en el universo de posibilidades existentes lo único aprobado fue la habilidad para caminar, saltar y bailar por unos segundos, ¿en serio? o sea admito que lo del baile me pareció adorable, pero la única utilidad que tenía era precisamente esa y la de desbloquear un trofeo, fuera de ahí lo único que debes usar es el joystick y un botón y llega un punto donde al menos para mi se volvió aburrido y eso es mucho decir considerando que el tiempo de juego es de alrededor de una hora, aunque podría extenderse a dos si tomamos en cuenta que vamos a morir un par de veces durante esta aventura.

Respecto a los puzzles me gustó que fuesen variantes los escenarios a solucionar, no obstante no puedo evitar pensar que no encontré algo único en este juego, literalmente todo son cosas ya vistas que te mantienen pensando -Esto lo vi en tal juego, aquello es muy similar a tal título, etcétera-, es decir no siento que existiera una propuesta realmente original y lo que es peor, el nivel de dificultad que Planet of the Eyes ofrece no es elegible, ni escalar, ni se adapta a las habilidades del jugador, sino que solo ofrece un único nivel estático que realmente no exige mucho del jugador y sus habilidades para lograr terminar el juego, haciendo que en más de una ocasión te invada el sentimiento del aburrimiento debido a la monotonía y la falta de desafío.

Ahora que todas las cartas están sobre la mesa, es momento de regresar a la pregunta que había estado en el aire durante los últimos párrafos: ¿fue Planet of the Eyes capaz de llenar mis expectativas?, para responder voy a citarme a mi misma en algo que dije en el especial: Hablemos de independencia y videojuegos…

“…en muchas ocasiones nos venden algo muy lindo visualmente, que al final de cuentas no llena las expectativas de nosotros los jugadores”

Me duele decirlo, pero Planet of the Eyes es esa chica bonita con la que sales porque te atrae, pero  no te quedas con ella porque a final de cuentas no te ofrece nada único o especial que cualquier otra no pueda darte, me refiero a que si es un juego que te distrae y si, te ofrece algo muy bonito en el sentido audiovisual, pero no es nada que no se haya visto, no es algo que realmente te rete, que te haga desesperarte por no poder conseguir completar un nivel a pesar de haberlo repetido en varios intentos, no es un juego que uses como referencia para describir al género o ejemplificar algo, porque dicho de modo resumido: es uno más del montón. No es malo, ni es muy bueno, es simplemente un genérico, el mismo juguete con sombrero nuevo.

Así que si a mi me lo preguntan, creo que si te sobra el dinero o lo encuentras en rebaja está bien adquirirlo, pero en realidad considero que hay miles de cosas mucho mejores en las cuales puedes invertir esa cantidad.

Título: Planet of the Eyes

Desarrolla: Cococucumber Games

Género: 2D platform / Puzzles

Plataforma: PC, XboxOne, PS4

Estreno: 24 de Agosto en PC y 12 de Septiembre consolas.

Comentarios

Mildred

La etapa de ver anime y jugar videojuegos nunca se me pasó / Actualmente grindeando materias para subir a Ingeniero.