Reseña: Justice League Task Force Reseña: Justice League Task Force
Share the post "Reseña: Justice League Task Force" FacebookGoogle+TwitterEmail El videojuego de peleas de la Liga de la Justicia que salió en 1995. Por... Reseña: Justice League Task Force

El videojuego de peleas de la Liga de la Justicia que salió en 1995.

Por José M. Saucedo

Con la muerte de Superman en 1991, el universo de DC Comics se vino abajo. El villano Bane rompió la espalda de Batman y tras la destrucción de ciudad Coast, Hal Jordan “se volvió loco” y se fue contra todo el mundo, incluyendo el resto de las Linterna Verde, llegando a acabar con casi todos. Estas tres grandes tragedias, aunadas a muchas otras más que ocurrieron tanto en esta editorial como en la de la competencia, revivieron la industria del cómic durante la última década del Siglo XX y gracias a ello, la presencia de sus personajes principales comenzó a ser mucho más evidente en el mundo de los videojuegos.

En 1995, un año después de que la casa editorial del Hombre de Acero y el Caballero de la Noche unificara (otra vez) sus líneas temporales y multiversos, la legendaria Liga de la Justicia hizo finalmente su debut formal en el mundo de los juegos de video con un inesperado título que no fue tan bien recibido como muchos lo esperaban.

Ganándole la carrera una vez más a Marvel Comics -que no comenzaría con los geniales juegos de peleas desarrollados por Capcom hasta el siguiente año-, Justice League: Task Force llegó a las consolas de esa generación como un título de peleas que nos contaba cómo Darkseid, en su plan por conquistar la tierra, atacaba una base militar y por alguna extraña razón los miembros de la Liga de la Justicia se oponían a que el héroe protagonista intentara detenerlo. Contando con un reparto conformado por seis héroes y tres villanos, Justice League: Task Force tomó su diseño base, presentación y propuesta visual directamente de lo que Sunsoft y Blizzard Enterteinment ya habían hecho en 1994 con el juego The Death and Return of Superman, pero sin lograr el mismo cometido.

Aquaman, Batman, Flash, Flecha Verde, la Mujer Maravilla y Superman, además de Cheetah, Despero y el propio Darkseid conforman la galería de peleadores, quienes se enfrentan en diversos escenarios utilizando una limitadísima cantidad de movimientos para intentar someterse mientras el destino del mundo pende de un hilo y el control de tu consola está a punto de acabar reventado en una pared. 

El juego contó con dos escenarios alternos según se estuviera jugando la versión para Super Nintendo o para Sega Genesis, la dificultad no era muy  alta e incluso para la época, el reto resultaba ser extremadamente corto; los gráficos de 16 bits, por otro lado, resultan muy atractivos si se ven de manera estática, pero una animación poco fluida y muchos errores en la detección de impactos vuelven el juego algo desesperante.

Si bien Justice League: Task Force no trascendió como sus fanáticos lo esperaban, y ahora resulta interesante descubrir que Blizzard Entertainment estuvo involucrado en su desarrollo (al menos en la versión para Super Nintendo), el juicio más duro que recibió el juego fue por parte de los fanáticos y puristas de DC Comics, quienes no podían entender en ese momento que un simple mortal como Flecha Verde pudiera vencer a Superman, o que en un enfrentamiento contra la Mujer Maravilla, Flash o Batman pudieran salir victoriosos. Nosotros no discutiremos ese tema en esta revisión, la verdad, ya que al final del día lo único que mantiene vivo el interés por este título es la marca a la que pertenece y su equipo desarrollador porque, la verdad, Justice League: Task Force es otro de tantos juegos de 16 bits a los que ni la nostalgia puede rescatar.

Título: Justice League: Task Force

Desarrollador: Sunsoft / Blizzard Entertainment / Condor Inc.

Publica: Acclaim Entertainment

Género: Peleas

Plataformas: Super NES / Sega Genesis

Estreno: junio de 1995

Comentarios

José M. Saucedo

José M. Saucedo

Cinéfilo, Melómano, GAYmer. Creativo por Accidente, Psicólogo de Vocación, Marketing por Conveniencia. Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad.