Reseña: de Blob 2
Share the post "Reseña: de Blob 2" FacebookGoogle+TwitterEmail ¡Otra aventura para llenar de colores el futuro de la ciudad! Como lo he comentado en... Reseña: de Blob 2

¡Otra aventura para llenar de colores el futuro de la ciudad!

Como lo he comentado en más de una ocasión, el cambio en la dinámica de juego que ofrecía el Wii despertó el lado creativo de muchas compañías, dando lugar a títulos muy interesantes que, debido que no eran juegos de Nintendo o por no contar con el apoyo suficiente por parte de su editora o de los medios, simple y sencillamente quedaron en el olvido… o casí.

Dentro de la extensísima lista de títulos que podrían entrar en la descripción anterior tenemos de Blob, un juego de acción y algunos retos de lógica que te ponía al control de una mancha que podía absorber la tinta de los robots que rondan Prisma y con ella regresarle el color (y de paso la esperanza) a la ciudad y sus habitantes.

El éxito que tuvo esa exclusiva del Wii con la crítica fue no sólo por su modo de juego, sino también por su excepcional soundtrack, además de la confianza que le tenía THQ a ésta para crear una nueva franquicia, todo esto hizo que la compañía lanzara una secuela que en esta ocasión llegó a todas las consolas de su generación (e incluso tuvo una especie de precuela para el Nintendo DS) y ahora llega en formato HD para Xbox One y PlayStation 4.

La propuesta del juego es prácticamente la misma de su predecesor. Como Blob deberás andar por cada región de ciudad Prisma, regresándole el color a los edificios y sus habitantes, robando la tinta de los robots que fueron colocados ahí por la malvada corporación INKT. Si robas la tinta de un robot azul, tomarás ese color, pero si después tomas otro azul, tu tamaño será mucho más grande y podrás cubrir más área de ese tono pero, si lo que haces es tomar un robot amarillo siendo azul, te volverás de color verde. Así funciona la dinámica de mezcla y los tamaños, y ésta es básica para cumplir cada uno de los retos que encontrarás en cada escenario, los cuales te darán tiempo extra para lograr explorar toda la zona y así, cumplir tu cometido.

Cada escenario está lleno de enemigos, obstáculos que pueden robarte la tinta, quemarte o robarte tiempo, pero a diferencia del título anterior, ahora hay un mayor énfasis en el reto de plataformas y nuevas zonas que te pondrán a luchar en contra de máquinas enemigas y jefes de área. Además, en cada región hay escondidas una increíble cantidad de objetos con los que puedes cambiar el patrón visual de todo lo que pintes, así como obtener tiempo extra o simplemente cubrir con requisitos secretos que liberan mucho material extra como videos detrás de las cámaras, más piezas de la banda sonora y claro, los obligados logros y trofeos que acompañan estas actualizaciones.

Quizá lo más interesante del juego, que a primera vista es un título sencillo y familiar, viene con su guión e historia, la cual cuenta con una interesante crítica social que si bien señala a un malévolo grupo militar de color negro como los responsables de quitarle el color y sentido al mundo, para esta secuela ese mismo grupo regresa escondido tras una organización religiosa color blanco cuyo objetivo ya no sólo es la ciudad Prisma, sino el mundo entero. Interesante, ¿no?

de Blob 2 no deja de ser una curiosidad menor, pero se sostiene de una mejor manera que su antecesor y logra establecer no sólo su reto, sino también sus diversos modos de juego (incluyendo la opción para varios jugadores) y –afortunadamente- mantiene un altísimo nivel en lo que se refiere a la banda sonora. Chéquenlo, vale la pena.

Título: de Blob 2

Desarrollador: Blue Tongue Entertainment / BlitWorks

Publica: THQ Nordic

Género: Acción

Plataformas: PlayStation 4 / Xbox One

Estreno: 27 de Febrero del 2018

Nota Editorial: Este juego fue adquirido por el equipo de Gamer Style y completado en diversas ocasiones para obtener variedad de finales disponibles.

Comentarios

José M. Saucedo

José M. Saucedo

Cinéfilo, Melómano, GAYmer. Creativo por Accidente, Psicólogo de Vocación, Marketing por Conveniencia. Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad.