Reseña: Cuphead
Share the post "Reseña: Cuphead" FacebookGoogle+TwitterEmail Divertido, muy difícil y con una dirección de arte fenomenal Debe haber algo muy especial en ese estilo... Reseña: Cuphead

Divertido, muy difícil y con una dirección de arte fenomenal

Debe haber algo muy especial en ese estilo de animación de caricaturas de los años 30 que resulta muy mágico y atractivo, desde que se presentó Cuphead hace unos tres años, se volvió uno de los juegos más anticipados para el Xbox One y PC y tan solo por su estilo artístico. Al fin llega este peculiar videojuego y podemos decir con creces que escapó de esa falla tan común de los estudios independientes de ser un mero atractivo visual y en cambio ofrecer un juego muy disfrutable.

Como dijimos, inspirado por los cortos animados realizados en los años 30, sobretodo por los trabajos de Fleishcer Studios (Betty Boop, Popeye, El Pájaro Loco), la desarrolladora StudioMDHR Entertainment formada por los hermanos Chad y Jared Moldenhauer nos entregan un juego que es básicamente un Run and Gun, altamente difícil, pero satisfactorio, con batallas memorables con jefes igual de complejos en un envoltorio visual por el que ningún otro juego se había decantado antes.

Cuphead

La historia es sencilla y directa, dos hermanos con cabeza en forma de taza, Cuphead y Mugman se encuentran jugando en un casino, su suerte es favorable y acumulan victoria tras victoria, sin embargo de pronto se les aparece el dueño del establecimiento, el mismísimo Diablo, quien les hace una apuesta, un juego más, si ganan se llenan de riquezas, pero si pierden, él tomará sus almas. Los hermanos pierden, pero acaban llegando a un acuerdo con el que podrán salvarse si van a cobrar las almas en deuda que algunos morosos tienen con el Diablo.

De esta manera, la historia que parece sólo un pretexto para lanzarnos al mundo a enfrentar grandes jefes, es tan inocente como efectiva y es obvio que los desarrolladores se enfocaron mucho más en ahondar en los elementos de jugabilidad que en una trama compleja.

Para llegar a cada uno de los jefes, entraremos a un mapa de vista aérea que te recordará mucho a Super Mario World, existen cuatro niveles, cada uno con varios jefes repartidos en el mundo y diferentes stages que se adhieren a la mecánica de corre, dispara, esquiva y elimina a quien tengas enfrente.

Cuphead

Un gran acierto del juego es que este mapa lo puedes explorar con cierta libertad, vamos, no hay un órden específico entre cada enemigo final o los stages de plataforma, tú eliges, de esa manera si consideras que estás teniendo demasiados problemas en un nivel o jefe, puedes saltar a otro e intentarlo posteriormente.

Teniendo un juego simple en el que tus habilidades básicas consisten en correr, saltar y disparar, se tomó otra decisión de diseño muy inteligente y es que conforme juntes monedas en los niveles de plataforma podrás comprar diferentes habilidades como mayor salud, nuevas modalidades para tus disparos, un dash que te hace inmune y demás elementos que puedes elegir sólo uno a la vez para hacer más complicadas las cosas, pero que ayudan a darle variedad al juego.

La variedad es otro punto interesante de Cuphead y es que para no saturar con los niveles sencillos de corre y dispara, a veces tendrás la posibilidad de combatir en ciertos escenarios donde te transformas en un avión con sus propios disparos y poderes que te recordarán los mejores shooters en el estilo Ikaruga, Gradius, Sine Mora, etc. Aparte la posibilidad de jugarlo de forma cooperativa de dos jugadores ofrece  momentos de diversión y locura y a veces posibilita la ayuda, pero en ocasiones es tan complicado que ni siquiera la ayuda de un compañero será suficiente para pasar un nivel.

Cuphead

Pero bueno, si hemos de ser honestos, la esencia de este título se centra en las batallas con los jefes, estas son simplemente geniales, el primer elemento a ponderar aquí es el estilo, todos están diseñados de una manera espectacular dotándolos de una personalidad singular y pasa lo mismo con sus formas de ataque y patrones, de tal manera que ningún enemigo se repite y seleccionar las “boss battles” es un gusto mayúsculo.

Es pertinente hacer un gran reconocimiento al diseño de estos jefes, pues son muchos y no repetir ni sus ataques ni sus patrones es un trabajo arduo de rigor.

Por lo general los jefes presentan tres o hasta más formas, definiendo las batallas por etapas en donde siempre es cambiante la estrategia que debes implementar para vencerlos y aquí entra en juego otro de los elementos que debes tomar en cuenta, Cuphead es un juego difícil, muy difícil.

Cuphead

Afortunadamente la alta dificultad que tiene Cuphead, no es tramposa, ni mucho menos, a lo que me refiero es que dependes de tu pericia y habilidades para triunfar, los escenarios se pueden plagar de enemigos y los jefes pueden tener ataques muy poderosos o patrones realmente duros de identificar, pero depende de ti encontrar la manera de triunfar.

Por ese lado el juego te recompensa bastante, si le inviertes el suficiente tiempo para volverte un experto, notarás que las situaciones que antes te costaban trabajo, ahora no son tan malvadas y para tu suerte apreciarás que cada nivel no dura más de 2:30 minutos, lo que hace al juego muy ágil.

También se cuenta con un alto grado de rejugabilidad ya que dependiendo de tu desempeño en cada stage, se te otorga una calificación que puede ser mayor o menor, según la salud con la que hayas acabado, cuántos poderes especiales usaste o cuántas monedas recolectaste.

Quizás el mayor pecado de Cuphead sean sus controles. Los juegos de alta dificultad tienen casi como mandato divino responder a la perfección cada input, sin embargo al menos en la versión de Xbox One encontré varias veces que mi personaje se quedaba disparando una fracción de segundo a otro lado, provocándome una que otra muerte. No pasa lo mismo en la versión de PC o al menos no lo noté, pero eso y el acomodo de botones jugará en detrimento de la calificación final.

Cuphead

La dirección de arte es simplemente de diez. No por nada fue el elemento que nos enganchó a muchos de nosotros desde su presentación. Cada enemigo, cada escenario, cada fondo sirve a la par como homenaje y como elemento diferenciador en el gran mar de juegos. Incluso se tomaron el detalle de meter una pantalla de carga con efecto de película vieja para seguir con el mood vintage de la era dorada de la animación.

En cuanto al aspecto sonoro podemos decir que está a la par del visual, las melodías cuentan con un toque muy jazzero o en ciertas ocasiones a la “Big Band” plenamente disfrutable y que siempre acompaña y resalta nuestras acciones. Así es que no te sorprendas cuando en una batalla las cosas se pongan muy frenéticas por la música de fondo y que a la vez te haga sentir apresurado pues ese es su fin.

 

Eso es todo amigos…

Cuphead es una experiencia única en el aspecto visual, tiene una dirección de arte que si bien no se inventó para este título, sí homenajea a cabalidad esos locos y surrealistas años 30 generando su propio mundo y haciendo algo por lo que nadie se habían animado antes y en ese aspecto es un videojuego particular.

En cuanto a sus mecánicas no es nada que no se haya visto en el pasado, pero sí implementa lo necesario para entregar un juego preciso la mayoría de las veces, divertido y retador por igual. Un trabajo en donde los desarrolladores supieron elegir con inteligencia qué elementos dejar y cuáles no; siendo Cuphead una excelente opción que destaca en el gran catálogo de indies en las plataformas de Microsoft.

 

Título: Cuphead

Desarrolla: Studio MDHR

Publisher: Microsoft

Género: Shoot em’ up / Plataformas

Plataformas: Xbox One, PC

Estreno: 29 de septiembre 2017

MikePerdomo

MikePerdomo

Editor en Jefe de Gamer Style, locutor y conductor en GS Radio y GS TV. Abrazo todos los géneros de videojuegos y todas las plataformas por labor periodística y por amor. Born @ the videogame era.

  • Geovanny Santos

    01/10/2017 #1 Author

    Otra exquisita reseña de mi querido hermano Mike Perdomo, cabe señalar que como aspecto o característica particular e importante, todo el juego tanto como personajes y escenarios fueron dibujados a mano para tener ese toque que te transportan a tu era de la niñez cuando te levantabas temprano los domingos para ver “fantasías animadas”.

    Responder

Leave a Reply

%d bloggers like this: