Reseña: Cooking Mama: Sweet Shop Reseña: Cooking Mama: Sweet Shop
Share the post "Reseña: Cooking Mama: Sweet Shop" FacebookGoogle+TwitterEmail Las nuevas recetas de Mamá endulzan tu Nintendo 3DS. Cuando el Nintendo DS estaba en... Reseña: Cooking Mama: Sweet Shop

Las nuevas recetas de Mamá endulzan tu Nintendo 3DS.

Cuando el Nintendo DS estaba en su máximo apogeo, fueron muchísimos los desarrolladores que le dieron la bienvenida a la consola portátil y sus muy diversas formas de interacción para crear nuevas dinámicas de juego. De entre las muy variadas opciones que llegaron a este sistema, una de las que más llamaron la atención de los jugadores casuales fue un pequeño juego de Office Create titulado simple y sencillamente Cooking Mama, y su éxito fue tan grande que dio lugar a una serie que una década después cuenta ya con doce títulos que han aparecido en las dos últimas consolas portátiles de Nintendo, el Wii y los sistemas iOS.

La propuesta en general de los títulos de esta serie es prácticamente la misma de un juego a otro, pero su carisma y popularidad ha logrado un impacto tan grande que la han mantenido vigente a pesar de tener que cambiar constantemente de compañía distribuidora.

Cooking Mama: Sweet Shop es el sexto juego de la serie en aparecer en las consolas portátiles de Nintendo y el tercero en llegar al 3DS. En este título, al igual que en todos los anteriores, deberás asistir a Mamá en la cocina preparando uno de los más de 60 platillos disponibles, para poder venderlos en su pastelería y así, ganar boletos con los cuales podrás obtener más recetas, diseños para tu cocina y muchos otros elementos para personalizar tu juego.

Cada receta en el juego está dividida en diversos pasos o retos que hacen uso de la pantalla táctil y el micrófono de la consola y el jugador tiene un tiempo específico para completar cada uno de ellos. De esta forma el título se hace de más 160 mini-juegos donde tendrás que cortar, picar, filetear, amasar, cernir hervir, mezclar, verter, hornear, emplatar y decorar alimentos para llevarlos de la cocina a la tienda de la mejor forma y en el menor tiempo posible. Un ejemplo: hacer un pastel involucrará desde verter leche en un tazón, abrir cada huevo para mezclarlo después con harina, sal y vainilla, meter la mezcla en un molde, hornear y después, sacar el pan del molde para finalmente decorarlo con fresas que tú mismo debes cortar y después colocar sobre el pastel. Todo este proceso se vuelve una serie de interesantes mini juegos donde tendrás que verte hábil, aunque Mamá siempre estará ahí para ayudarte a que todo salga bien.

Gráficamente el título no ofrece nada nuevo y su diseño de producción difícilmente cambió de la edición anterior a esta, así como también su música y efectos de sonido. Cooking Mama: Sweet Shop es un juego simple y como tal, se centra más en su reto casual y en la variedad de sus mini juegos que en su presentación en general, la cuál asentó su estilo entrañable y carismático desde hace más de una década.

A diferencia del título anterior, Cooking Mama 5: Bon Appétit!, este juego es mucho más sencillo e incluso se siente menos retador, por lo que se vuelve un pasatiempo seguro para quienes traen su consola de un lado a otro y buscan un reto accesible y casual; volviéndose una entrega perfecta para niños pequeños que apenas empiezan a conocer el mundo del entretenimiento interactivo.

 

Título: Cooking Mama: Sweet Shop

Desarrollador: Office Create

Publica: Rising Sun Games

Género: Simulador / Destreza

Plataformas: Nintendo 3DS

Estreno: 16 de Mayo de 2018

Comentarios

José M. Saucedo

José M. Saucedo

Cinéfilo, Melómano, GAYmer. Creativo por Accidente, Psicólogo de Vocación, Marketing por Conveniencia. Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad.