Reseña: Blade Runner 2049 Reseña: Blade Runner 2049
Share the post "Reseña: Blade Runner 2049" FacebookGoogle+TwitterEmail ¿Qué tan necesario es hacer una secuela de una cinta de culto? Cuando me enteré que... Reseña: Blade Runner 2049

¿Qué tan necesario es hacer una secuela de una cinta de culto?

Cuando me enteré que el clásico de la ciencia ficción y obra maestra de Sir Ridley Scott tendría una secuela me invadió una extraña sensación de emociones mezcladas como dirían los Rolling Stones, por una parte la indignación al ver cometido el sacrilegio de retomar una historia, que, a pesar de la ambigüedad de su final, nunca necesitó de una secuela para consagrarse y por otra la curiosidad de ver si a 35 años de distancia el cine y el público han evolucionado como para lograr algo similar.

Cuando tu objeto de culto ha sido profanado, corres el riesgo de caer en los extremos: pecas de purista y buscas a toda costa errores y omisiones para quemarlos en leña verde o cometes el pecado de la idolatría ciega y acrítica. Entonces ¿Cómo reseñar una película cuyo director, Denis Villeneuve (La Llegada) vía la distribuidora pide en la función de prensa que no se hagan spoilers y se considere que no se utilizó ningún recurso digital para crear los escenarios?

Blade Runner 2049, llega este fin de semana a las salas de cine en México, los fanáticos de la primera cinta descubrirán la continuidad de la mítica historia de Rick Deckard (Harrison Ford). Sin embargo, desde que se anunció el cambio de director, los seguidores de la novela de ciencia ficción de Philip K. Dick se hicieron la misma pregunta: ¿Mantendrá Villeneuve la misma esencia que tenía la cinta estrenada en los años 80?

Blade Runner 2049

Con un rodaje que costó casi 200 millones de dólares (el despliegue visual cortesía del fotógrafo Roger Deakins es exquisito) es una película convencida de su importancia, que se ve a sí misma más grande de lo que es. Para pretender estar a la altura del mito de la primera, peca de solemnidad, simpleza, una extensión innecesaria (más de dos horas) y de ideas que en 2017 ya no son tan “revolucionarias” sobre el control desde el poder, la manipulación y los sentimientos de los robots, la realidad virtual o los implantes y borrados en la memoria que el Blade Runner de Scott, la obra de Dick y la ciencia ficción en general ya trabajaron de manera amplia y detallada.

En la primera parte (bastante lenta aunque visualmente encantadora) ambientada tres décadas después (el de Ridley Scott transcurría en 2019) el nuevo protagonista es K (Ryan Gosling), un Blade Runner al que su jefa la Teniente Joshi (Robin Wright) le encarga exterminar viejos replicantes. Luego se presentarán a los villanos en turno Niander Wallace, magnate y nuevo dueño de las quebradas industrias Tyrell (Jared Leto), Luv la odiosa replicante asesina similar a la T-X de terminator 3 (Sylvia Hoeks) y a la bella amante virtual del héroe Joi, interpretada por la cubana Ana de Armas que resulta tan hermosa como intrascendente. En el cumplimiento de su deber, el agente K descubrirá “algo” que lo vinculará con los personajes de la historia original y será el hilo conductor de toda la trama, que le permitirá al espectador ir “armando” el nada complejo rompecabezas.

Alrededor de los 105 minutos aparecerá en un ruinoso casino Las Vegas (entre vetustos hologramas de Elvis Presley y Frank Sinatra en una hermosa holorockola Sony) Deckard, a partir de ese momento, la historia se mantendrá constante, gana en suspenso, intriga, humor y emoción hasta llegar a un intenso y no tan inesperado desenlace (si pusiste atención a las pistas). A pesar de las buenas intenciones y los esfuerzos no alcanza a redimir por completo los excesos y carencias, pero deja una agradable sensación de haberla visto en pantalla grande.

Blade Runner 2049

Blade Runner (1982) fue una película incomprendida e injustamente atacada en su época, pero con el tiempo se convirtió no solo de culto sino también en una de las más influyentes e imitadas del género de ciencia ficción. Distópica y post apocalíptica, como lo marca el canon neo noir, llena de cuestionamientos filosóficos. 35 años después nos encontramos con una versión mucho más light que ha tenido una temprana sobrevaloración a pesar de sus carencias (muchos críticos anglosajones la consideran poco menos que una obra maestra y heredera directa del cine de Andrei Tarkovsky) y la prensa nacional ha seguido la misma tendencia.

Solo espero que no sea la precuela de una tercera parte que se llame la rebelión de los replicants. Si son fanáticos hard core de la original, pueden esperar a que este en Netflix, si no y se les hizo demasiado densa, la van a adorar, nos leemos en la próxima reseña.

 

Título original: Blade Runner 2049

Director: Dennis Villenueve

Género Acción / Ciencia Ficción

Reparto: Harrison Ford, Ryan Gosling, Jared Leto, Ana de Armas

Estreno en México: 6 de octubre 2017

No hay comentarios hasta ahora.

Sea el primero en dejar un comentario a continuación.

Leave a Reply