Reseña: Black Mirror Reseña: Black Mirror
Share the post "Reseña: Black Mirror" FacebookGoogle+TwitterEmail Vive el terror… de las interminables pantallas de carga. Dentro del género de terror, Black Mirror no... Reseña: Black Mirror

Vive el terror… de las interminables pantallas de carga.

Dentro del género de terror, Black Mirror no es el primer videojuego que pretende validar su historia y personajes citando la influencia de grandes autores como H.P. Lovecraft y Edgar Allen Poe, pero si algo no ha enseñado la historia es que son muy contadas las ocasiones donde este hecho se traduce en una propuesta verdaderamente interesante. Lamentablemente, esta producción dista mucho de ser algo que valga la pena; de hecho, pareciera más bien que el juego fue hecho por puro compromiso pues la falta de gusto o interés en hacerlo algo cercano a lo aceptable está presente a cada momento.

Basado en la trilogía que se estrenó originalmente para PC en el 2003, la versión de Black Mirror desarrollada por KING Art Games nos ofrece una historia “nueva”, inspirada en la original y con la intención de reiniciar una serie que en su momento llamó más la atención por haber sido hecha por un equipo de cinco personas que por su calidad como novela interactiva.

Black Mirror

Al igual que su versión original, este juego es una aventura gráfica con la intención de relatarnos una historia de horror. El título te pone al control de David Gordon, un joven que ha heredado la casona e increíble fortuna familiar tras la muerte de su padre, por lo que ha viajado de la India a Escocia para reclamarla. A su llegada, y conforme va conociendo a los peculiares inquilinos del lugar, David va descubriendo que la muerte de su padre ocurrió bajo extrañas circunstancias y que las visiones que lo han atormentado desde chico ahora son mucho más frecuentes y también, se sienten mucho más reales. ¿Qué es lo que ocurrió con su padre? ¿Qué es lo que están ocultando los inquilinos y el servicio del lugar? ¿Será cierto ese rumor que dice que su familia esta maldita?

La respuesta a los misterios de la casona y los miembros de la familia Gordon se encontrarán en esta historia que tiene alrededor de cuatro horas de duración y que durante todo ese tiempo sufrirá porque el jugador la tome en serio; desafortunadamente lo que tenga que ver con ella, desde su argumento central hasta los personajes y hasta la forma en cómo se nos presenta cada rompecabezas, todo se cae a pedazos a la menor provocación, haciendo evidentes muchísimos errores en su guion, desarrollo de personajes, manejo de la narrativa y propuesta interactiva, y aun así, esto no es lo peor del juego.

Cómo lo comenté al inicio, Black Mirror pretende ser una aventura gráfica de terror y como tal, se refugia en citas de autores conocidos, escenarios oscuros y música “lúgubre”, pero desde el principio todo esto se siente artificial, mal hecho, y conforme uno va adentrándose en el juego empieza a ser más que evidente su terrible calidad gráfica, constantes error en la resolución de las texturas, ‘pop-up’ de elementos en los escenarios, un horrible manejo de la iluminación, pésimo trabajo en la animación en los personajes y en general, una presentación visual que apenas habría sido aceptable en generaciones anteriores. Aparte, el juego carga constantemente entre un escenario de la casona a otro y cada vez que ocurre un diálogo hablado o una secuencia animada, situación que va de matar completamente la fluidez del juego a congelarlo completamente, obligándote a reiniciar tu partida desde el último punto guardado.

Finamente, el problema en el que culminan todos los puntos antes mencionados es el control, donde el entumido personaje que controla el jugador tiene que enfrentarse a escenarios donde la cámara no es completamente fija, pero tampoco te sigue a menos de que se lo indiques, la detección de impactos es mala (así de simple, mala) y en más de una ocasión presionar los botones sirve más como una sugerencia que como orden al juego para realizar alguna acción, algo que te costará la vida en más de una ocasión durante la aventura.

Black Mirror es un juego que va de lo malo a lo mediocre en poco tiempo, justificando su existencia únicamente como título para rellenar los paquetes de ofertas en alguna promoción o venta de temporada, pero que de ninguna manera es recomendable, ni siquiera como una curiosidad menos o una cátedra acerca de cómo no debe hacerse una aventura gráfica, ya que para eso hay juegos que hasta para ser malos están mejor logrados.

Título: Black Mirror

Desarrollador: KING Art Games

Publica: THQ Nordic

Género: Aventura Gráfica / Terror

Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, PC

Estreno: 28 de Noviembre del 2017

Calificación: 4.0

Gameplay (Modo de Juego): 4

Historia o Tema: 5

Gráficos: 4

Sonido: 4

Rejugabilidad: 3

Comentarios

José M. Saucedo

José M. Saucedo

Cinéfilo, Melómano, GAYmer. Creativo por Accidente, Psicólogo de Vocación, Marketing por Conveniencia. Cualquier parecido con la coincidencia es pura realidad.