Reseña: Assassin’s Creed Origins Reseña: Assassin’s Creed Origins
Share the post "Reseña: Assassin’s Creed Origins" FacebookGoogle+TwitterEmail Visualmente hermoso, pero con fallas que la franquicia arrastra desde hace tiempo. Assassin’s Creed Origins es... Reseña: Assassin’s Creed Origins

Visualmente hermoso, pero con fallas que la franquicia arrastra desde hace tiempo.

Assassin’s Creed Origins es un juego con un apartado visual impresionante, nos ofrece una recreación histórica que impacta por lo realista gracias a su documentación, además nos presenta un mundo enrome y vivo, que tiene adiciones interesantes para la serie como el sistema RPG, pero aún con todas sus virtudes nos deja con la sensación de que se optó por un camino conservador, reciclando muchos elementos positivos de otras franquicias y adaptándolos de formas inconsistentes a este título, lo que a final de cuentas nos deja con ciertos sinsabores.

Assassin’s Creed comenzó como un proyecto que inesperadamente se convirtió en la punta de lanza de Ubisoft, dándoles renombre, éxito crítico y mucho, mucho dinero, lo cual desgraciadamente propició que ésta se volviera una saga anual, sin embargo después de varias entregas muy medianas, tanto en diseño de juego como en historias (AC III,Unity, Black Flag, Syndicate), se decidió tomar un descanso, replantearse el camino y mejorar aquello que por el uso se había gastado, el proceso fue en algunos aspectos positivos y en otros pareciera como si no hubiera pasado un año.

El origen de cortarse un dedo

Entrando de lleno a lo que es Assassin’s Creed Origins, la mejor decisión es también una de las primeras que se toman y es que situar el juego en el antiguo Egipto y de ahí narrar los orígenes de la hermandad propicia que todo aquel que es fan se vaya interesando por concer cómo se formó la Orden, la manera en que inicia el conflicto con los Templarios y más gratificante descubrir esos elementos que se volvieron parte de rituales de Altair, Ezio y compañía, como lo del dedo anular que se cortan o las plumas de águila para marcar a sus objetivos.

La trama es uno de los elementos más importantes en la saga de Assassin’s Creed y en esta ocasión tomaremos el papel de Bayek, el último Medjay quien busca esencialmente vengar la muerte de su hijo a manos de unos enmascarados conocidos como la Orden de los Antiguos. De inicio se nos presenta un relato que arranca vertiginosamente y poco a poco va perdiendo impulso principalmente por que falla en crear conexiones entre el jugador y la empresa del protagonista, algo que ciertamente se intentó, pero no alcanza niveles de otras entregas como aquellas que lucieron gracias al carisma de Ezio o a la determinación de Altair.

En Origins nos adjudicamos la misión de eliminar a varios objetivos enmascarados que si bien fungen como villanos, nunca presentan ese vínculo que te haga realmente odiarlos, son solo jefes finales de misiones que se repiten entre el juntar información, explorar en demasía y llegar a sus ubicaciones para asesinarlos y así descubrir solo hasta ese entonces la trama que ocultan.

Es cierto que el juego en sus 30 horas aproximadas de campaña ofrece altibajos, no vamos a decir que todos los momentos alcanzan un clímax favorable, pero a medida que avanzamos nos vamos acostumbrando y disfrutando cada vez más la narrativa, la inclusión de los clásicos personajes históricos también ayuda bastante, como conocer a Ptolomeo, Cleopatra y algunos otros individuos que aparecen en las misiones secundarias.

En general cuando hay un mundo abierto de estas dimensiones y ambición, la historia puede pasar a segundo término, sobre todo por que se te permite explorar a voluntad y realizar a discreción misiones secundarias como explorar tumbas por jugosos loots o hasta mirar las estrellas. Aún así el disfrute de la exploración es una constante en el juego.  El mundo es abrumador por su tamaño, además de que cuenta con la gran virtud de sentirse siempre vivo. Desde las calles con inspiración griega hasta Menphis, la zona de Pirámides e incluso el mismo desierto, el jugador se deleitará al ver escenarios construidos al detalle y en donde resaltan las múltiples actividades a realizar con un tratamiento visual hermoso.

Elementos prestados de otros juegos

Al parecer por fin en Ubisoft se acercaron al punto medio de ofrecer una aventura de mundo abierto, pero que invite al jugador a conocer el desenlace de las historias. Muy probablemente el año sabático se haya dedicado a este menester y haya sido en su mayoría enfocado a ver cómo se resolvía en otros juegos como el propio Breath of the Wild, Horizon Zero Dawn, etc.

Otro elemento en el que se nota una clara influencia de diversos juegos está en el sistema RPG. Aquí puedes hacer crecer a Bayek en tres diferentes ramos de habilidades que se enfocan a grandes rasgos en el uso de arcos, combate cuerpo a cuerpo y sigilo. Cada actividad que realices te da puntos de experiencia para subir tu nivel y a medida que lo logras ganas puntos que puedes usar para comprar dichos skills. Aunque se siente muy bien tener a un Bayek lleno de recursos para combatir y asesinar silenciosamente, muchas de las opciones se sienten repetitivas y en ocasiones hasta inútiles, se hubiera agradecido mayor diversidad e inventiva en las habilidades.

También las armas cuentan con sus propios niveles, para empezar pueden clasificarse por comunes, épicas y legendarias, con su nomenclatura de color, a la WoW, Destiny, etc. Algunas de ellas solo podrás usarlas si tienes cierto nivel, de esa manera el juego te invita a “grindear” un tanto si buscas tener éxito en tus misiones, pues en ocasiones puedes enfrentarte a guardias que te superan en XP y derrotarlos te será imposible si no estás a su nivel o encuentras una ballesta gigante.

A tu favor cuentas con la ayuda de Senu, tu águila amaestrada que sirve para sobrevolar las áreas que buscas abordar. Esta opción que recuerda muchísimo a Far Cry Primal es útil para obtener un panorama de tus enemigos y hasta sus recorridos, pero propicia una ruptura de ritmo algo incómoda ya que una cosa es estar en sigilo y buscar la mejor oportunidad o patrón para atacar, pero otra es que cada que regreses de la vista de Senu, el juego se alente enormidades en pantallas de carga.

El sigilo en Assassin’s Creed nunca ha sido uno de sus fuertes, en juegos pasados se pecaba de facilidad cuando podías llamar a enemigos uno tras otro y emboscarlos en tu escondite con un mero silvido, pero en Origins se cuentan unos recursos más para engañar o escabullirse entre los guardias, los cuales pueden volverse muy perspicaces en el nivel de dificultad más alta y que al mínimo avistamiento o sonido se pueden alertar y empezar a acosarte.

Uno de los momentos más frustrantes del juego puede llegar cuando tratas de hacer el clásico parkour y por un extraño acomodo de botones y respuestas poco efectivas en el movimiento del personaje puedes acabar cayendo desde un techo justo en donde está la mata de enemigos, invitándote a enfrentarlos en batallas cuerpo a cuerpo.

Pelea como egipcio

El sistema de combate es totalmente nuevo y recuerda el “hit box” implementado por sagas como Dark Souls, Bloodborne o incluso Nioh. Aquí tienes la ventaja de poder cubrirte, aunque para ser justos, no todos los ataques los puedes rechazar tan solo con la postura de defensa, de la misma forma cuentas con dos botones para el ataque, uno sencillo y otro más fuerte que puede ser “cargado” para un movimiento devastador.

Aunque hay rastros de buenas ideas en el combate que en algunas ocasiones se puede sentir que al final no acabaron de ser explotadas, y es que muchas veces notarás que no tienes todos los recursos para salir victorioso de una batalla donde estás en desventaja de nivel, ya sea por que los movimientos no son tan fluidos o porque careces de un buen sistema de combos, de esa manera se queda justo a la mitad entre lo casual y lo táctico.

Podrás jugar Assassin's Creed Origins

Vistas hermosas al pasado

Uno de los elementos que no podemos dejar de mencionar es el aspecto visual de este título, tuvimos ya la oportunidad de presenciar su rendimiento en una demostración del Xbox One X y teníamos el temor de que fuera una ilusión que no se trasladara a las versiones “menores” de esta generación de consolas, sin embargo el asombro se mantiene en cada plataforma y a cada momento.

El manejo de la iluminación ya sea con luz solar o nocturna es impactante, desiertos, monumentos, la arena, el agua, todo en Assassin’s Creed Origins es hermoso y deja atrás uno de los estigmas más comunes de la serie de Ubisoft, el aspecto técnico en lo que se refiere a gráficas fue trabajado a detalle para brindarnos uno de los mundos en los videojuegos que más he disfrutado explorar.

Tal vez dejando de lado todos sus puntos de mejoría y enfocándonos en la recreación de una época en la cual jamás habíamos podido estar, Assassin’s Creed Origins, nos recuerda que por esto disfrutamos los videojuegos, por la posibilidad de recorrer mundos y sentirnos como si viviéramos en ellos.

Assassin's Creed Origins

Assassin’s Creed Origins cumple en la mayoría de los aspectos que presume, su recreación histórica jamás debe dejarse de lado, el trabajo de documentación en el cual participaron egiptólogos de profesión es quizás por sí solo un mérito como para valorar su existencia. Visualmente es arriesgado, valiente y propositivo, claro hay unos detalles menores como caídas de frame rate y algunas animaciones del agua son poco realistas, pero fuera de eso cuenta con un estilo propio con mucha personalidad que dota de vida al mundo.

Es en todos los elementos alternos en que el juego se desempeña bien, pero sin sazón. Apenas logra asomarse en el gran océano de títulos similares que ya ofrecen elementos de juego de rol, niveles de armas y hasta loot, pero no lo hace por esos detalles y tristemente tampoco por su historia, lo hace por su belleza visual.

Ahora la pregunta obligada ¿es justo exigirle tanto a Assassin’s Creed? La verdad sí, simplemente por que cuenta con el respaldo de una de las compañías más importantes de la actualidad como es Ubisoft y además es parte de una saga que si bien nos ha entregado trabajos que han resultado en fiascos aburridos, también tiene joyas que han dejado su marca. A final de cuentas Assassin’s Creed Origins navega solamente en la orilla, habiendo todo un mar de posibilidades en su horizonte que no se exploraron.

Título: Assassin’s Creed Origins

Desarrolla: Ubisoft San Francisco

Publisher: Ubisoft

Género: Acción RPG

Plataformas: PS4, Xbox One, PC

Estreno: 27 de octubre 2017

Comentarios

MikePerdomo

MikePerdomo

Editor en Jefe de Gamer Style, locutor y conductor en GS Radio y GS TV. Abrazo todos los géneros de videojuegos y todas las plataformas por labor periodística y por amor. Born @ the videogame era.