Reseña: Agents of Mayhem Reseña: Agents of Mayhem
2
Share the post "Reseña: Agents of Mayhem" FacebookGoogle+TwitterEmail Cuando un videojuego quiere ser una caricatura, pero falla en ambos frentes Los juegos de mundo... Reseña: Agents of Mayhem

Cuando un videojuego quiere ser una caricatura, pero falla en ambos frentes

Los juegos de mundo abierto poco a poco se han convertido en parte de la norma con muchas casas desarrolladora utilizando este recurso para dar cierta libertad y variedad de opciones a los jugadores. Moda iniciada por Grand Theft Auto y que continúo en otros títulos como Just Cause y Red Dead Redemption. Permitiendo al jugador explorar un mundo amplio, viviente, con una misión final, pero con la libertad de hacerla en el momento que se desee, disfrutando antes de todo lo que ofrece el mundo donde se desarrolla.

Agents of Mayhem intenta utilizar este medio para otorgar una experiencia entretenida y longeva, sobre un grupo de héroes trabajando bajo Mayhem, una compañía encargada de salvar al mundo de la amenaza de diversos villanos de L.E.G.I.O.N., una organización malvada con el ya cansado cliché de “dominar al mundo”. El argumento del juego es una parodia o emulación de las caricaturas sabatinas de los ochenta y noventa como G.I. Joe, Thundercats y Teenage Mutant Ninja Turtles, donde semana con semana se enfrentaban a un villano diferente y sus secuaces.

Esto se nota al iniciar el juego, comenzado con un intro digno de estas caricaturas, con canción y escenas muy parecidas a las de X-Men animated series, hasta con un final muy similar. Vaya, todas las misiones empiezan con “episodio #” y antes de salir a ellas, tienen una mini introducción, saliendo de la base corriendo para aterrizar en la ciudad. Además, utiliza pantallas de carga con frases célebres de los personajes y una tonada muy pegajosa que recuerda mucho al “Knowing is half the battle” de G.I. Joe.

12 son los agentes que pueden seleccionarse en él juego, cada uno con habilidades únicas y una historia “de origen” particular, las cuales van desde las genéricas como: “militar se decepciona del ejército al ver a sus compañeros trabajar para L.E.G.I.O.N. y busca vengarse” hasta las excéntricas como “fanático de fútbol se enoja cuando un partido es interrumpido por el villano. Lo contratan por la golpiza que les propinó”.

En títulos de acción, es normal poder utilizar un personaje por una misión, aquí es posible armar un equipo de tres y cambiar durante el juego de uno a otro con apretar solo un botón. Esto es de lo mejor que tiene el título, permitiendo cambiar de estilo durante la misma misión. El problema que esto genera, es un desconecte entre los personajes, ya que no interactúan entre ellos, sintiéndose más como un personaje con tres skins que un equipo que interactúa entre ellos.

Y es una lástima, ya que genuinamente se ve que el equipo de desarrollo estaba verdaderamente interesado en crear personajes entrañables, pero no pudieron trasladarlo al juego, tratando de emplear dicho recurso con conversaciones desconectadas por el intercom muy de vez en cuando.

Fallas técnicas

Se juega como un Third Person Shooter cualquiera, pero al momento de iniciar a jugar, noté que la sensibilidad de la cámara era muy lenta, inclusive comencé a sentir que había algo de input lag y parecía correr a menos de 30fps en ocasiones, aunque no pude comprobarlo. Para jugar por lo menos a gusto tuve que mover la sensibilidad de la cámara de 50 hasta casi 80 para sentirlo hasta cierto punto fluido.

Esto me complicaba apuntar libremente y tenía que pelear un poco con el control para hacerlo de manera cómoda. Esto es un ligero problema con algunos personajes cuya capacidad de disparo es rápida como Daisy con su minigun o Hardtack con su escopeta (y eso, porque el rango de impacto era amplio). Pero para Rama que usa un arco y Oni una pistola de un disparo, es verdaderamente muy molesto tener que calcular cómo disparar de manera acertada.

Por lo menos tiene un sistema de mira automática que se enfoca en el enemigo más cercano que a veces funciona de manera adecuada, pero a veces no sucedía. El juego no está exento de bugs, largos tiempos de carga y enemigos que pueden quedarse atorados en un solo lugar, permitiendo derrotarlos de las maneras más baratas posibles.

Bien podría pasar de largo este problema técnico que puede corregirse en un parche posterior (y aun así no es justificación para entregar un juego incompleto) si fuese muy divertido eliminar a los enemigos, pero todos son lo más genérico posible; copias con proporciones cambiadas y diferentes armas que no generan un reto alguno.

El juego se siente como si fuera una caricatura, por lo cual, haré la siguiente comparación. Cuando las Tortugas Ninja peleaban contra los foot soldiers tenían que hacerlo para avanzar en el capítulo y llegar a shredder. Como niños, superábamos estas partes por el carisma de las tortugas y la corta duración de estas peleas, además de que la confrontación final contra Shredder era interesante y concluía el capítulo, o bien, se quedaba en un interesante cliffhanger para el próximo episodio.

Agents of Mayhem es lo opuesto, el 90% del episodio es una batalla constante con una horda interminable de foot soldiers, con las tortugas en silencio, solo escuchando lo que les dicen por un auricular Abril O’Neal y Casey Jones. Y aun después de haber pasado esto, la pelea contra shredder lo ve sentado en un trono, riendo y rodeado de un escudo, mientras las tortugas pelean en silencio con más foot soldiers.

Ese es el problema de núcleo del juego: tiene personajes que pueden explotarse y desarrollarse, pero están metidos en un entorno gris y repetitivo, con enemigos monótonos y poco interesantes. Hasta los mismos villanos pueden tener historias interesantes como Steeltoe, quien se volvió adicto a la tecnología hasta reemplazar partes de su cuerpo y convertirse en un cyborg por su misma obsesión, o las Aishas, un quinteto de hermanas vocaloids que al casarse una de ellas, se obsesiona con tener un cuerpo humano.

La creatividad está ahí, se nota había un genuino interés en crear héroes y villanos memorables, pero no avanzó más, ya que el desarrollo de la historia es simplemente aburrido y la jugabilidad muy pobre. Crearon personajes interesantes, pero fracasaron en hacerlos llamativos como personajes de un videojuego.

Mucha culpa la tiene el sistema de juego de mundo abierto, que se siente forzado e innecesario, alargando de manera tediosa el título.  Es muy poco entretenido tener que agarrar un automóvil para llegar de un lado al otro del mapa, solo para activar la misión, tener que tomar otro vehículo para arrivar al lugar donde se desarrolla, y tener que pelear con la misma bandada de enemigos genérico y luego más objetivos monótonos: destruir cierta cantidad de objetos, eliminar cierta cantidad de enemigos, hackear un numero de computadoras, destruir un número de “bloqueadores de señal” y arrasar con una base de L.E.G.I.O.N.

La fórmula del juego se vuelve predecible después de las primeras seis misiones, pues el mapa es muy pequeño y constantemente se repiten escenarios y estructuras, vaya, me atrevería a decir que las varias veces que uno tiene que destruir una base, más de una es la misma, pero con diferentes puertas. Las mismas paredes grises, las mismas cajas rojas, los mismos enemigos repetitivos y las mismas computadoras en los mismos lugares.

Es decepcionante, ya que en muchas ocasiones la misma historia del juego asciende poco a poco a situaciones y peleas interesantes, como interrumpir la boda de un villano en una fortaleza flotante o pelear contra un robot gigante que rompe la realidad utilizando un agujero negro. Pero por más interesante sea el desarrollo, termina siendo una pelea genérica contra los mismos enemigos de siempre, con la variante de que el jefe tiene un escudo que debe de eliminarse de alguna manera.

Los errores generales del título se encapsulan perfectamente en la misión final, donde se deben de: destruir una infinidad de cajas y autos, subir a una estructura de varios pisos en el aire utilizando plataformas viendo al jefe final a lo lejos, solo para terminar en una pelea con una horda de soldados genéricos. Por lo menos después de esto, hay una “pelea” final contra dos villanos, pero siguiendo la fórmula de “este enemigo es invulnerable, tienes que romper esto, para poder pegarle”.

El hubiera no existe, pero creo que el título se hubiese logrado de mejor manera con una historia lineal sin mundo abierto, solo misiones auto-contenidas en entornos diferentes con enemigos varios y que en verdad sean un reto.

Agents of Mayhem pudo ser un buen título, pues las ideas buenas ahí están, encapsuladas en un mar de misiones monótonas, repetitivas y aburridas; tiene momentos divertidos y cómicos que mas que disfrutar el camino para llegar a ellos, uno debe de trabajar arduamente para obtener una pizca de diversión.

Título: Agents of Mayhem

Desarrolla: Volition

Publisher: Deep Silver

Género: third person shooter/mundo abierto

Plataformas: Xbox One, PC

Estreno: 15 de agosto 2017

Comentarios

kojy

kojy

Psicologo treintañero con TDAH, gusto por los RPG y repulsión a los MMO. Adicto al Ramen y esportologo (?) de cabecera para Dota.
De niño instale el Atari de mi papá para jugar Fantasia