Sí queremos videojuegos lineales, los ejecutivos mienten Sí queremos videojuegos lineales, los ejecutivos mienten
Share the post "Sí queremos videojuegos lineales, los ejecutivos mienten" FacebookGoogle+TwitterEmail Si alguien te dice que los gamers ya no quieren juegos “lineales” corre... Sí queremos videojuegos lineales, los ejecutivos mienten

Si alguien te dice que los gamers ya no quieren juegos “lineales” corre y cuéntaselo a quien más confianza le tengas.

La semana pasada, Blake Jorgensen, CFO de Electronic Arts dio una conferencia en donde abordó entre otros temas la cancelación del juego basado en Star Wars desarrollado por Visceral Games, la razón detrás de esta decisión, de acuerdo a palabras del ejecutivo es que era muy “lineal” y que ese tipo de juegos ya no venden igual o incluso ya no le interesan a los videojugadores como era hace 5 años.

Esto arroja varios temas en los que me gustaría reflexionar, en primer lugar, quisiera indagar si es cierto que los títulos “lineales” ya no producen cantidades de dinero suficiente para su desarrollo y si es verdad que ya a nadie le importan.

Para empezar deberíamos tratar de definir lo que es un videojuego “lineal”. En términos de diseño, uno lineal, podría definirse a grandes razgos por su historia o su jugabilidad. Una trama lineal básicamente comprende un inicio y fin fijos, con una sola resolución posible además de que en el sentido purista inicia justo donde los hechos se desatan.

En términos de jugabilidad podemos entender que se adhiere a elementos como la realización de misiones, si es lineal cuenta con una historia principal y el avance en la misma tiene un orden determinado sin que puedas decidir qué y cuándo hacer qué. Además de lo anterior no es raro encontrar, en una concepción generalizada, que se considerarían términos no lineales un aspecto multi jugador online, mini-juegos, etc., aprovechando el darle a los usuarios una experiencia más variada que solo enfrentarse a una campaña y nada más.

Desde hace 5 años, y muy probablemente desde hace más, si revisamos las listas de los títulos más vendidos podemos notar que es cierto, los que más unidades colocan no son los títulos lineales, son además de los Call of Duty, los juegos de deportes de EA y el juego de Rockstar siempre que aparece,

A continuación la lista de los más vendidos desde el 2012.

2012

  1. Call Of Duty: Black Ops II – Activision Blizzard
  2. FIFA 13 – Electronic Arts
  3. Assassin’s Creed III – Ubisoft
  4. Halo 4 – Microsoft
  5. Hitman Absolution – Square Enix
  6. Just Dance 4 – Ubisoft
  7. Far Cry 3 – Ubisoft
  8. FIFA 12 – Electronic Arts
  9. The Elder Scrolls V: Skyrim – Bethesda Softworks
  10. Borderlands 2 – 2K Games

2013

  1.  Grand Theft Auto V (Rockstar)
  2. FIFA 14 (EA)
  3. Call Of Duty: Ghosts (Activision)
  4. Battlefield 4 (EA)
  5. Assassin’s Creed IV: Black Flag (Ubisoft)
  6. Tomb Raider (Square Enix)
  7. FIFA 13 (EA)
  8. Lego Marvel Super Heroes (WB Games)
  9. Minecraft: Xbox 360 Edition (Microsoft)
  10. The Last Of Us (Sony)

2014

  1. FIFA 15 (EA)
  2. Call Of Duty: Advanced Warfare (Activision)
  3. Grand Theft Auto V (Rockstar)
  4. Destiny (Activision)
  5. Watch Dogs (Ubisoft)
  6. Minecraft: Xbox 360 and Xbox One Edition (Microsoft)
  7. FIFA 14 (EA)
  8. Far Cry 4 (Ubisoft)
  9. Call Of Duty: Ghosts (Activision)
  10. Assassin’s Creed Unity (Ubisoft)

2015

  1. FIFA 16 (EA)
  2. Call Of Duty: Black Ops III (Activision Blizzard)
  3. Fallout 4 (Bethesda)
  4. Star Wars: Battlefront (EA)
  5. Grand Theft Auto V (Take-Two)
  6. Batman: Arkham Knight (Warner Bros.)
  7. FIFA 15 (EA)
  8. Call Of Duty: Advanced Warfare (Activision Blizzard)
  9. Assassin’s Creed Syndicate (Ubisoft) 10. Lego Jurassic World (Warner Bros.)
  10. The Witcher 3: Wild Hunt (Bandai Namco)

2016

  1. Call of Duty: Infinite Warfare
  2. Battlefield 1
  3. The Division
  4. NBA 2K17
  5. Madden NFL 17
  6. Grand Theft Auto V
  7. Overwatch (no Battle.net sales)
  8. Call of Duty: Black Ops III
  9. FIFA 17
  10. Final Fantasy XV

Si analizamos esta lista descubriremos que desde hace ya mucho tiempo la escena está prácticamente saturada por los mismos actores, el top 10 año con año se divide entre el FPS de Activision o el de DICE, juegos de deportes, Rockstar Games, el Assassin’s Creed del año y el título de mundo abierto del momento. De ahí que la oferta en opciones sea tan reducida, la explotación de entregas anuales y que encontremos sagas que a pesar de que traicionan su esencia, buscan meter casi a calzador elementos que los doten de características no lineales (como un mundo abierto o juego online o hasta historias en juegos de deportes), pero eso no es lo peor e incluso en algunos casos es benéfico, sino que lo más perjudicial es que la variedad y oferta para los jugadores cada vez se ve más reducida y se es víctima de las grandes corporaciones que van a la segura a fin de no arriesgar ni un solo centavo de ganancias ofreciendo juegos genéricos, repetitivos y más monótonos que un título lineal.

Los números son fríos y al parecer si no eres una de estas grandes compañías o franquicias, ya sea EA, Ubisoft, Activision, Rockstar y quieres colocar al menos un juego dentro del top 10, mejor te vas dando por muerto, pero hay un truco.

Las grandes mentes del marketing dicen que si no puedes entrar a compartir por la gran tajada del pastel, que en este caso sería ubicarte en el top 10 de ventas anuales, vayas por las moronas, esos pequeños resquicios que nadie está abordando y que se están dejando de lado, algo muy inteligente en una industria como la nuestra en donde dichas moronas implican millones de dólares.

FIFA 18

Y es que hay algo que se deja muy de lado y es la reputación. No tiene ningún caso tratar de ser el próximo Call of Duty, o el próximo GTA V, y la gran mayoría de juegos que buscan imitarlos descaradamente encuentran el fracaso. En cambio, tiene mucho sentido ser el primer Last of Us, un juego que a todas luces puede considerarse como lineal y que con todo y sus menospreciadas características logró colocar 12 millones de unidades y va por una secuela.

Ejemplos similares podemos encontrar en el primer Assassin’s Creed, Far Cry, Tomb Raider, Hitman, The Legend of Zelda o Mario, cuyos primeros títulos fueron ciertamente lineales, pero en su época ayudaron a construir grandes franquicias.

No es suficiente con abalanzarse de forma ambiciosa por los elementos que en teoría te harán rico con un juego; mundo abierto, miles y miles de misiones alternas, y un componente multijugador adherezado de coleccionables infinitos, porque lo más seguro es que en cuanto trates de verte ambicioso dejando la experiencia del jugador a un lado, en ese momento te conviertas en un Star Wars Battlefront II o un No Man’s Sky o por el estilo.

Es cierto que los videojuegos como una industria hecha y derecha, se basa en las ganancias, si un juego en un momento determinado no parecía regresarle lo suficiente a EA por considerarlo una mala apuesta era natural que fuera cancelado, pero estoy seguro que en el deseo de muchos jugadores por un título bien construido con una historia relevante respetando la esencia de la franquicia de Star Wars, por más lineal que hubiera sido, habría vendido en cantidades redituables.

De ahí se pudo haber generado una franquicia aparte que pudiera rescatar a la compañía del desastre que representó en pérdidad millonarias BF2 y que muy probablemente le ocasione perder la licencia de La Guerra de las Galaxias. Es cierto, quizás en números y ventas los juegos lineales ya no vendan como alguna vez lo hicieron, pero eso no significa que los jugadores no tengan interés en ellos, son sólo los juegos lineales mal hechos los que no queremos, una historia con un inicio determinado y un final cerrado es más valiosa que centenares de misiones alternas sin un verdadero propósito y un multi jugador en línea deshonesto plagado de micro-transacciones.

Fuentes de ventas: 1,

Comentarios

MikePerdomo

MikePerdomo

Editor en Jefe de Gamer Style, locutor y conductor en GS Radio y GS TV. Abrazo todos los géneros de videojuegos y todas las plataformas por labor periodística y por amor. Born @ the videogame era.