Análisis psicológico del personajes: Celes Chére (FFVI) Análisis psicológico del personajes: Celes Chére (FFVI)
Share the post "Análisis psicológico del personajes: Celes Chére (FFVI)" FacebookGoogle+TwitterEmail El trágico cuento de una niña soldado de Final Fantasy VI Dejando descansar... Análisis psicológico del personajes: Celes Chére (FFVI)

El trágico cuento de una niña soldado de Final Fantasy VI

Dejando descansar por una semana la columna de “Viviendo con TDAH y jugando” he decidido hacer algunos análisis semi-psicológicos de varios personajes del mundo de los videojuegos, intentando dar claridad hacia muchas de sus acciones y comportamientos a lo mejor de mis capacidades, ya que no es lo mismo hacer esto a personas cuyos comportamientos son impredecibles por una historia de vida, a personajes de videojuegos, cuya existencia sirve para llevar de la mano una historia.

En esta ocasión te hablaremos de Celes Cheré, uno de los personajes protagónicos de Final Fantasy VI. Su caso es muy interesante ya que ella en su infancia estuvo al servicio del Imperio, e hizo algunos actos terribles en contra de su voluntad (como arrasar y reducir a cenizas la ciudad de Maranda).

Para la segunda parte del juego tienes la posibilidad de manejarla e ir descubriendo más acerca de sus rasgos, pero comencemos a describir al personaje para lograr entenderlo.

De una infancia problemática a la confirmación del valor propio

Nombre: Celes Chére

Edad: 18 años (19 al término del juego)

Padres biológicos: Desconocidos

Padres adoptivos: Cid Del Norte Marquez

Datos de desarrollo: Se desconocen datos hereditarios por parte de los padres biológicos, a una edad desconocida fue sometida a procesos experimentales para infundirla con magia, se desconocen las consecuencias fisiológicas y psicológicas de dichos procesos. Aproximadamente entre los 8 y 10 años (posiblemente antes) fue entrenada en el arte de la guerra y llevo a cabo misiones selectas para el imperio Gestahltico, notablemente participó en el ataque a Maranda, donde la ciudad cayó bajo el yugo de dicho régimen.

Cid Del Norte Marquez fungió como figura paterna de Celes desde corta edad, aún cuando fue sometida a experimentos a su mando, hizo lo posible para mantener cierta integridad en la niña, hasta la fecha, desconoce a sus padres biológicos y toma a Cid como su figura paterna.

Muestra apego a las figuras de autoridad del imperio, quienes han servido como las únicas personas que se han encargado de criarla desde chica, mientras Cid le sirvió como compás moral, el imperio le brindo la atención necesitada, sentido de pertenencia y la confirmación de valía que necesitaba como niña pequeña y adolescente. Ultimadamente, esto le generó un conflicto de intereses a sus 18 años, cuando las demandas del imperio conflictuaban con sus creencias morales.

Celés desafió directametne a Kefka Palazzo en su plan de envenenar a Doma y perder la utilidad que tenía él emperador Gesthal de ella, eso causó su encarcelamiento en la prisión de South Figaro, generándole más sentimientos de abierta rebeldía y oposición a sus autoridades inmediatas, mismos que fueron aprovechados por The Returners después de ser rescatada por Locke Cole, encontrando en él un extraño optimismo y algo que no había sentido desde que partió del lado de Cid

Celes Chére, de niña soldado a salvadora del mundo

Si tuviera que ubicar a Celes con algún trastorno o condición neurológica, ella tiene muchas imilitudes con las de niños soldados de Uganda: Estrés post-traumático, depresión mayor y trastorno de ansiedad. De estos, los últimos dos siendo los más predominantes, ya que durante la historia de Final Fantasy VI no muestra indicadores de estrés post-traumático, tal vez porque las atrocidades que cometió durante la guerra no las consideró como sucesos aberrantes, sino situaciones con las que debía cumplir.

Tal vez entraron en conflicto sus enseñanzas de vida y recuerdos de Cid con su entrenamiento militar y vivencias durante la guerra, teniendo una tenue luz de esperanza gracias a la labor de padre amoroso que tuvo con ella, en contraste con la falsa aceptación que se le brindo por parte del emperador por sus habilidades como Magitek Warrior. Justo por esto, ella pensaba que The Returners solo la querían por su magia, pues estuvo acostumbrada a este trato toda su vida.

Esto hace un eco en las características de las niñas soldado de Colombia, obligadas a dar favores sexuales a sus comandantes a cambio de privilegios, pero en el caso de Celes, ella era quien tenia las habilidades mayores a sus subordinados, por lo que es probable que muchas de sus proezas en la guerra eran favores de vuelta al imperio por su reconocimiento como general.

Eventualmente esto le generaría dificultades para confiar en otras personas, buscando la aceptación de otros o sentirse lo suficientemente capaz de ignorar a quien la hacia menos por su pasado militar, solo respondiendo que la juzgarán no por lo que decía o su pasado, sino por lo que hacía. Esto entra en tela de juicio cuando en la capital del imperio, Cid la cuestiona si era verdad que había fingido traicionar al imperio para infiltrarse en las filas de The Returners.

Como era de esperarse, todos dudaron de ella, incluido Locke, de quien poco a poco comenzó a enamorarse; gracias a esta duda, ella se sintió traicionada por segunda ocasión, no sin antes demostrarles a los demás, con acciones, que estaba de su lado al darles el suficiente tiempo para escapar de las garras de Kefka y sus soldados.

Esta parte es muy importante, ya que antes de infiltrarse al imperio, ella tuvo que hacerse pasar como una cantante de ópera para engañar a un apostador y garantizar la entrada de todos. Dicha opera, era el relato trágico de Maria y Draco, dos amantes separados por la guerra, pero nunca mitigo los sentimientos de uno al otro, esta fue su primera muestra real de amor, ya que solo había conocido guerra, desesperación y tragedia.

Gracias a esta misión, aún cuando ella se sentía incomoda al respecto, sirvió para que Locke y Celes comenzarán a tener un interés romántico entre ellos, no sabiendo como manifestarselo o si era lo correcto, pues ya había sido traicionada previamente por quienes consideraba su familia, o mínimo, quienes se interesaban en ella.

Eventualmente sería vista de nueva cuenta con su rango de general intacto, gracias a una falsa alianza entre The Returners y él imperio, pero Celes no lo sabía, ella había probado la paz, la amistad y el amor; siendo embajadora parcial de este falso armisticio que buscaba traer orden al caos y unir de nueva cuenta los hilos rotos del destino de todo el mundo… Solo para ser engañada una última vez por Gestahl.

Esta traición fue la gota que derramo el vaso; ella había dado todo por creer en la paz, y fue engañada por los mismos individuos que alguna vez llamó familia, quienes la orillaron a matar a quienes habían sido sus amigos y compañeros, tomando por ultima vez el mango de la espada, guiándolo hacia el corazón de Kefka. Harta de la guerra y la destrucción que trae consigo, buscaba un final, una salida, deseando nunca haber nacido en un mundo inmerso en el caos y la desesperación.

Durante el juego, todos los miembros de The Returners le sirvieron como red de apoyo a su depresión, por lo que nunca llegó a manifestarla por completo, solo llegando a sentirse fuera de lugar y desconcertada por las acciones que se encontraba realizando con este nuevo grupo.

Después de la destrucción del mundo, la oscuridad se apodero de ella al encontrarse en una isla desierta con Cid, a quien llamo padre alguna vez. Más que sentirse traicionada por él, lo ubicó como el ultimo eslabón de esperanza en su vida, dándole un propósito y sentido para continuar adelante en un mundo destruido.

El juego continua de manera normal, pero hay dos posibles opciones dependiendo de las acciones de Celes: Cid sobrevive o muere. Si vive, ella encuentra el valor de buscar a todos sus amigos gracias a una balsa que Cid le construyó, llenándola de suficiente esperanza de no tener nunca más que vivir dentro de una guerra.

La historia de Celes se torna mucho más oscura si él muere, ya que al no contar con nadie y esfumarse su red de apoyo, decide quitarse la vida al tirarse del acantilado más alto de la isla en una escena que estruja el corazón de todo aquel que siguió la historia de esta mujer. El destino no quería que su llama de redención se esfumara, pues al sobrevivir su intento de suicidio encuentra nueva esperanza al ver una bandana en una gaviota, exactamente igual a la que utilizaba el hombre que alguna vez amó, tomando la decisión de encontrarlo junto a sus amigos.

Es justo en ese momento, donde se hacen evidentes los indicadores de que Celes curso la mayoría del juego con un trastorno de depresión mayor, por manifestar los siguientes:

  • Estado de ánimo deprimido la mayor parte del día, casi todos los días, según se desprende de la información subjetiva (p. ej., se siente triste, vacío, sin esperanza) o de la observación por parte de otras personas (p. ej., se le ve lloroso). (Nota: En niños y adolescentes, el estado de ánimo puede ser irritable.)
  • Disminución importante del interés o el placer por todas o casi todas las actividades la mayor parte del día, casi todos los días (como se desprende de la información subjetiva o de la observación).
  • Sentimiento de inutilidad o culpabilidad excesiva o inapropiada (que puede ser delirante) casi todos los días (no simplemente el autorreproche o culpa por estar enfermo).
  • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o para tomar decisiones, casi todos los días (a partir de la información subjetiva o de la observación por parte de otras personas).
  • Pensamientos de muerte recurrentes (no sólo miedo a morir), ideas suicidas recurrentes sin un plan determinado, intento de suicidio o un plan específico para llevarlo a cabo.

Como el juego se desarrolla a través de varios días, es difícil marcar con exactitud en que momento manifestó más, o menos, de estos indicadores, pero una cosa es cierta: la mayoría del juego Celes no tenia la mejor actitud, siempre sintiéndose como un extra más que caminaba junto a personas, poco a poco sintiéndose parte de un equipo.

Aunque ella estuvo inmersa en guerras y masacres, no desarrolló al 100 Trastorno por estrés postraumático, pero si llego a presentar indicadores relacionados al trastorno:

Alteraciones negativas cognitivas y del estado de ánimo asociadas a los sucesos traumáticos, que comienzan o empeoran después de los sucesos traumáticos, como se pone de manifiesto por dos (o más) de las características siguientes:

  • Creencias o expectativas negativas persistentes y exageradas sobre uno mismo, los demás o el mundo (por ejemplo, «Estoy mal», «No puedo confiar en nadie», «El mundo es muy peligroso», «Tengo los nervios destrozados»).
  • Percepción distorsionada persistente de la causa o las consecuencias de los sucesos traumáticos que hace que el individuo se acuse a sí mismo o a los demás.
  • Estado emocional negativo persistente (por ejemplo, miedo, terror, enfado, culpa o vergüenza).
  • Disminución importante del interés o la participación en actividades significativas.
  • Sentimiento de desapego o extrañamiento de los demás.
  • Incapacidad persistente de experimentar emociones positivas (por ejemplo, felicidad, satisfacción o sentimientos amorosos).

Justamente estos indicadores explican las conductas de Celes; el rechazo propio y a la ayuda de los demás, la persistente creencia de que todos la buscaban por sus habilidades y no por su valor como persona y si inhabilidad para amar, misma, que le generó marcada desconfianzas hacia Locke, al creer que él era otro más que no la quería y mucho menos la merecía

De esta manera, la niña criada como soldado, que sufrió una vida llena de perdidas, traiciones, decepciones y ocultando una constante depresión, consiguió redirigir su vida gracias que en su pasado oscuro, tuvo una luz de esperanza que la encamino por un camino de moralidad, terminando con el encuentro de una red de apoyo que la consideró por su propio valor como persona y no por su poder. Concluyendo en su total redención al aprender a amar y no sentirse sola nunca más.

Comentarios

kojy

kojy

Psicologo treintañero con TDAH, gusto por los RPG y repulsión a los MMO. Adicto al Ramen y esportologo (?) de cabecera para Dota. De niño instale el Atari de mi papá para jugar Fantasia