¿Para qué le sirvió el año de descanso a Assassin’s Creed?
Share the post "¿Para qué le sirvió el año de descanso a Assassin’s Creed?" FacebookGoogle+TwitterEmail Assassin’s Creed Origins repite los errores de fondo que... ¿Para qué le sirvió el año de descanso a Assassin’s Creed?

Assassin’s Creed Origins repite los errores de fondo que desgastaron a la serie.

Entendemos que realizar un videojuego no es cosa fácil y mucho menos cuando se trata de uno con los tamaños y ambiciones de la saga de Assassin’s Creed, hablamos de una franquicia importantísima para Ubisoft y que gracias a su popularidad ha ganado una alta relevancia dentro de la industria.

La misma popularidad y éxito conseguido con las primeras entregas fue la que llevó a la compañía a “ordeñar” la saga con entregas anuales que cada vez iban bajando en calidad. Mientras que los dos primeros juegos se sintieron frescos y presentaron un universo rico y con muchas posibilidades de explotación, las entregas siguientes empezaron a arrastrar defectos y fallas por las que los fans clamaban un periodo de descanso.

En una decisión aplaudida por la mayoría Ubisoft quiso dar un descanso a su serie, pero al parecer el año y medio de pausa no sirvió para corregir las fallas que se vienen arrastrando desde varios años y entregas, y que son una historia mediana, un protagonista sin carisma y un estancamiento en la originalidad del juego.

Repetimos que entendemos que un título del tamaño de Origins necesita un extenso periodo de planeación, sobre todo si se va a crear un mundo gigante y que emule lo más realista posible el Antiguo Egipto, si la compañía toma un periodo para abordar esto de la mejor forma, por qué no hacerlo con las fallas del pasado.

¿Qué errores repite Origins?

Hasta el momento el desempeño de la nueva entrega en opiniones de especialistas y usuarios está un poco dispareja, 51 críticas le otorgan calificación de 82 (lo que podríamos considerar como bueno, pero más de mil reseñas de usuarios lo califican como 5.6, que bien podría considerarse como reprobatorio.

Ahora vayamos al juego, gráficamente luce hermoso y creo que no existe una queja sobre ese rubro, el mapa es enorme y tiene una cantidad de detalles increíbles, la documentación que realizó Ubisoft sobre Egipto se lleva las palmas, y si las reseñas fueran sobre eso, creo que hasta en Gamer Style le hubiéramos puesto 20/10.

Quizás cuando Ubisoft y Assassin’s Creed tocaron el punto más bajo de aceptación fue con la aparición de AC: Unity y sus muy difundidos bugs, en juego en el aspecto técnico cumple sin ser perfecto, pero es ya un gran avance comparándolo con ese desastroso lanzamiento, a final de cuentas parece que el equipo se empeñó en no fallar bajo ningún motivo en ese aspecto.

Un problema de fondo más que de forma

El problema radica no en lo técnico ya que incluso podríamos catalogar eso como el mayor, pero su historia es muy floja desde el comienzo, el origen de Bayek como asesino es un cliché ya visto en otras entregas, (no hago mención de ello para no caer en un spoiler, pero está inspirado en la venganza). El personaje principal no tiene nada de carisma, es más, hubiera preferido que el protagonista principal hubiera sido su esposa, que se me hace  más fuerte en carácter y mucho más misteriosa.

Claro, puedo entender que la apreciación de la calidad en la historia pueda ser algo subjetivo, habrá a quien se le haga interesante, atractiva y demás, pero lo que es cierto es que la fórmula de Asesino busca vengar a su familia está ya muy desgastada. Pareciera que el éxito del segundo juego marcó estigmas de los que ya no se pudo separar la serie y aunque se ha tratado de abordar la “venganza” desde varios puntos de vista como padres que exigen justicia por sus hijos, hijos por sus padres, intereses románticos, etc., pareciera que en los videojuegos los Assassins sólo tienen una motivación y nada más, a diferencia de los cómics o libros.

Las misiones secundarias son muy pobres, hay una que otra que te permite conocer los problemas por los que tenían que pasar las familias de aquella época, es agradable ayudar a la gente necesitada, pero para que se den una idea, hay una misión en donde tienes que poner tres bultos de maíz en una carretilla, para ayudar a uno de los granjeros. ¿En serio Ubisoft? ¿Tienen un enorme mapa a su disposición y solo se les ocurre eso? Tenían un gran potencial y hay misiones secundarias aburridas que no ofrecen mucho.

Ahora, se puede decir, “si no quieres hacer las misiones secundarias, no las hagas” y tienen razón, el problema es que, cada vez que avanzas en la historia, suben exageradamente el nivel de dificultad, casi obligándote a hacer los quests secundarios para que subas de nivel y ya cuando obtengas la experiencia necesaria, puedas ir a la misión.

Otra de las cosas que no disfruté fue el estilo de pelea. Se agradece mucho que hayan querido cambiar la dinámica pero en ocasiones los movimientos de Bayek así como los de los enemigos son muy toscos, me imagino que quisieron simular el estilo de pelea de aquella época pero lo único que lograron fue que las batallas se vieran irreales y torpes.

Los movimientos y animaciones me recordaron mucho a los juegos de la generación del PlayStation 2, ¿por qué? Por ejemplo cuando quieres esquivar un golpe y lo evades, el personaje se arrastra por el suelo de una forma en la que no debería, lo que tendría que hacer es dar dos pasos hacia atrás, pero aquí sus pies resbalan por el suelo, a estas alturas y en la presente generación, movimientos así ya no se deberían de ver. Un ejemplo de como se debieron de ver las peleas es con el último tráiler de God of War, donde uno puede a ver a Kratos pelear con movimientos fluidos e impresionantes.

Aparentemente se quiso manejar un estilo más táctico asimilándose al presentado en juegos como Dark Souls o Bloodborne, aquí el esquivar en momentos precisos puede marcar la diferencia entre la victoria y la derrota, sin embargo en Origins los recursos de movimiento que tienes son limitados. En verdad será un pesar enfrentarte a un enemigo de mayor nivel en un área estrecha ya que el movimiento es tan torpe que jamás podrás esquivar atorándote entre cajas barriles y demás estorbos.

Hay una especie de sistema de combos para un combate más dinámico pero se limita a ataques ligeros, fuertes y una especie de carga que entre las escasas opciones propicia una sensación de que se quedó justo a la mitad entre algo técnico y algo fluido, pero que no se concreta en ninguno.

¿Y todo esto, funciona en detrimento de un juego?

Hay detalles pequeños que le restan experiencia de goce al juego, por ejemplo cuando llamas a tu águila Senu, hay ocasiones en que el frame rate baja drásticamente y los ‘atorones’ de pantalla son muy molestos, esto pude presenciarlo en ambas versiones de PlayStation 4 y Xbox One S. También, cuando enfrentas a los soldados, a veces, se suelen atorar con objetos del escenario. Así como estos ejemplos, podrás encontrar otros fallos que le restan disfrute a la jugabilidad.

De momento no se ha arreglado un elemento que propicia un horrible corte en el ritmo y es que a la hora de entrar a sigilo y ayudarte de Senu para marcar objetivos, las secciones entre la vista del pájaro y la del jugador toman largos tiempos de carga que te invitan a no querer usar al águila y que además fue de las cosas más presumidas previas al lanzamiento, afortunadamente es el tipo de situaciones que pueden solucionarse con parches.

Assassin's Creed Origins

Al final, puede que estos errores o fallas le resten poco a las virtudes que tiene el título, pero cuando Ubisoft decidió privarnos de la saga durante un año y medio, nos imaginamos que fue porque iban a volver con mayor fuerza y el juego que nos iban a ofrecer sería diferente a lo que ya nos había entregado con anterioridad y es que al final lo que hizo fue tomar lo mejor de otras de sus sagas y aplicarlas aquí, no está mal, pero tal vez algunas mecánicas fueron mal ejecutadas. La historia por ejemplo, carece de mucha fuerza, pero por otro lado, se agradece ver el orígen de algunos detalles que marcarían a la serie y serían toques característicos de la hermandad como que los asesinos tenían que cortar el dedo anular, o incluso cómo se marcaban a los rivales con las plumas.

Sí, Assassin’s Creed: Origins es un buen juego, pero no es el juego que esperábamos después de año y medio de espera. Mi sugerencia, pídanlo prestado y revísenlo antes de comprarlo, porque a mi parecer, es un juego que no se merece al menos no toda mi atención.

No te pierdas nuestra reseña del juego, aquí.

 

Comentarios

Redaccion

Redaccion

Equipo de colaboradores y redactores en Gamer Style.