Mi Juego Favorito: Parappa The Rapper Mi Juego Favorito: Parappa The Rapper
Share the post "Mi Juego Favorito: Parappa The Rapper" FacebookGoogle+TwitterEmail Cada semana el equipo de Gamer Style nos platica acerca de su videojuego favorito... Mi Juego Favorito: Parappa The Rapper

Cada semana el equipo de Gamer Style nos platica acerca de su videojuego favorito de todos los tiempos.

Seguramente muchos de ustedes ya no recuerdan o ni siquiera han escuchado hablar de Parappa The Rapper, pero es un juego de PlayStation que salió a mediados de los 90 y que podría considerarse el abuelo de los juegos musicales, sin embargo, en esta ocasión no voy a reseñar a este maravilloso juego ni a hablar de su importancia en la industria, más bien voy a contar una historia acerca de por qué Parappa The Rapper es mi juego favorito.

Comencé a jugar videojuegos desde muy pequeño, con un SNES que era de mis primas en el que me la pasaba horas y horas tratando de pasar los niveles de Super Mario Bros. 3 para darme por vencido y pedirle ayuda a mi padre; me gustaba mucho jugar con mi “Súper”, pero en aquel entonces realmente prefería hacer otras cosas como jugar con mis juguetes o ver a los Power Rangers, después de todo tenía como tres años y no entendía por completo a los videojuegos.

También una vez que mi padre y yo acabamos no pude encontrar otro juego que le gustara, y en aquel entonces mi hermano aún no nacía, por lo que tuve que conformarme con jugar yo sólo y nunca fue tan divertido como aquellas tardes en las que jugaba Mario con mi padre aplastando “Potosis” (un apodo que por alguna razón le puse de pequeño a los goombas de Mario Bros.)

Pero por fortuna enfrente de donde vivía por aquellos años también vivían mis primos, y al menor de ellos que es 10 años mayor que yo, Jonathan, siempre lo he visto como si fuera mi hermano mayor, y fue por él que realmente despertó mi interés por los videojuegos y se convirtió de un pasatiempo a una pasión. Cuando mi padre compró una computadora recuerdo que él venía a mi casa con el CD de Warcraft 2 (que hasta la fecha conservo) y nos la pasábamos jugando la campaña de los orcos, o bien yo iba a su casa y jugábamos The Legend of Zelda: Ocarina of Time, que hasta ese momento sólo conocía por las revistas que compraba y que me dejó completamente asombrado.

Y después mi padre llegó con un PlayStation, uno de los mejores regalos sin duda, en aquel entonces tenía cinco años y todavía recuerdo lo emocionado que estaba. El “Play” me pareció increíble, aparte de mi consola tenía el juego de Hércules de Disney y un disco con demos que venía con la consola, jugué por horas aquellos juegos pero ninguno logró atraparme por mucho tiempo, poco a poco fue aumentando mi biblioteca de juegos y había encontrado algunos títulos que disfruté bastante, pero ninguno tan memorable como aquellos juegos que jugué con mi padre y mi primo. Pero un día Jonathan llegó con otro disco con demos, el que venía con su consola, e inmediatamente me dí cuenta de que era diferente al mío, la portada era diferente y contenía otros juegos distintos.

Comenzamos a jugar los demos, realmente no recuerdo de qué juegos eran, hasta que dimos con uno que de inmediato captó mi atención: la pantalla se llenó de colores y comenzó a sonar una pegajosa canción a la vez que aparecía un perro con gorro y pantalones bombachos, era Parappa The Rapper. La intro del juego me pareció muy divertida y mi primo me tradujo un poco de qué trataba el juego, era acerca de un perro llamado Parappa que estaba enamorado de su mejor amiga (quien por cierto es una flor) y a través de una canción de rap trataba de aprender karate para impresionarla y ganarse su corazón, al menos hasta donde se podía ver en el demo.

Nunca me había topado con un juego tan colorido, visualmente el juego me pareció muy raro y muy divertido, todos los personajes eran sumamente extraños y a pesar de ser completamente planos se movían en tres dimensiones, como si fueran de papel, hasta la fecha hay muy pocos juegos que tengan tanta personalidad como Parappa The Rapper, la historia y la atmósfera relajada del juego atraparon a mi yo de 6 años, sin embargo, fue la música lo que hizo que de inmediato Parappa se convirtiera en lo único que jugaba en aquellos días, muy pronto cantaba a como entendía al ritmo del rap que conformaba el primer nivel.

Pasaban días y aquel disco que tenía el demo de Parappa no salía de mi PlayStation, nunca me había divertido tanto con un juego, mas no podía pasar de la primera etapa, y por aquella razón mi primo Jonathan me hizo el favor de pasar el nivel, ya que quería saber que pasaba después con Parappa y sus amigos. Grande fue mi sorpresa al darnos cuenta que pasado el primer nivel acababa el demo, pero yo todavía quería conocer el final de la historia, por lo que le pedí a mis padres el juego hasta que por fin lograron conseguirlo.

Una vez que tuve el juego comencé a jugar y a fracasar en aquel primer nivel, pero por primera vez perseveré hasta lograr superarlo y recuerdo que fue una gran satisfacción, al fin podía avanzar la historia de Parappa. Poco a poco me era más fácil superar los niveles y cada canción y personaje del juego me parecían más divertidos que los anteriores, y cuando menos lo esperaba, el juego había terminado, por fin había acabado un juego por mi propia cuenta, Parappa The Rapper me había gustado tanto que hizo que por primera vez en mi vida me esforzara y perseverara hasta conseguir algo, un juego acerca de un perro que canta rap para ganarse el corazón de una flor me había enseñado algo importante, que cuando quería algo no tenía que pedirle a los demás que lo hicieran por mí, que yo tenía que poner empeño y podía conseguirlo por mi propia cuenta.

Hoy las cosas son muy diferentes, mi primo está casado y tiene un hijo, y las responsabilidades no dejan que nos veamos tanto como antes, pero aún así lo sigo viendo como si fuera mi hermano, y Parappa The Rapper es hasta la fecha mi juego favorito, cada que pienso en Parappa recuerdo aquellos años en los que pasaba horas divirtiéndome con mi padre jugando Mario o Pepsiman, aquellas tardes en las que iba con Jonathan a jugar 64, Parappa The Rapper fue un juego tan único y divertido que hizo que por primera vez me clavara jugando y que además, jugar videojuegos se convirtiera en mucho más que un pasatiempo, me recuerda a cuando era niño y no tenía más preocupaciones que divertirme y ser feliz.

Hoy tengo 23 años y cada que veo algo de Parappa lo comprosin pensarlo, ya sean sus juegos, peluches, playeras e incluso alcancías, sus coloridos y carismáticos personajes siguen siendo mis favoritos, e incluso ahora que lo pienso, el Hip Hop es mi género musical favorito y mi primer acercamiento a él fue con este simpático juego que jugué hace más de 15 años, sin duda Parappa The Rapper influyó mucho en mí y siempre lo recordaré como el primer juego que terminé por mi cuenta.

EDITORIAL: ¿Te gustó esta anécdota? ¿Quisieras compartir la de tu juego favorito? Mándanos tu experiencia escrita o en video a @GamerStyleMX y pon atención, ¡ya que podrías aparecer publicado en esta sección!

Comentarios

Francisco Montiel

Francisco Montiel

Gamer desde que tengo memoria | Cómics | Basketball | Skateboards | Snapbacks & Bucket Hats | Libros | Hip-Hop | IG: Sullen693