Martes de MCU: Iron Man la mejor adaptación de un cómic al cine Martes de MCU: Iron Man la mejor adaptación de un cómic al cine
Hablaremos de Iron Man, la película que no solo inició el universo Marvel en el cine, si no que es la mejor adaptación del... Martes de MCU: Iron Man la mejor adaptación de un cómic al cine

La película que lo inició todo para el Universo Cinematográfico de Marvel, es también una de las mejores.

Iniciamos los Martes de MCU en Gamer Style con Iron Man del año 2008.

Actualmente sabemos que la mente maestra detrás del cine de superhéroes es sin duda Marvel y a pesar de que a un sector le causa escozor sus de películas, ha logrado no solo patentar una fórmula que le ha funcionado en más de 20 títulos de personajes como Iron Man, Capitan América o Thor, etc, sino también puso en el mapa a héroes no tan populares como Ant-Man o los Guardianes de la Galaxia.

Pero hay una película que no solo fue la que cimentó las bases del Universo Cinematográfico de Marvel, sino que desde mi punto de vista es la mejor adaptación de un cómic al cine, estamos hablando de Iron Man, estelarizada por Robert Downey Jr. y que sorprendió a propios y extraños con una historia casi calca del origen de nuestro playboy, filántropo, multimillonario y arrogante amigo.

Empecemos por la elección del casting de nuestro enlatado superhéroe, en vísperas del proyecto se manejaron nombres como Timothy Olyphant (Hitman), Leonardo Di Caprio, Clive Owen, Hugh Jackman y Sam Rockwell, (este último siendo villano en la segunda parte) pero al final el actor que más convenció fue el polémico Robert Downey Jr, que aparte de sus escándalos previos y excesos lo hicieron una gran elección para dar vida a Tony Stark.

En las historietas, durante muchos años Iron Man tuvo un serio problema con el alcohol y todas las consecuencias derivadas de eso. No sólo era aquél héroe enfundado en una armadura listo para derrotar cualquier amenaza, sino también era un multimillonario alcohólico que acarreó complicaciones derivadas de esto, claro ejemplo lo vemos en la saga Demon in a Bottle. Por lo mismo, pareciera que Downey Jr. fue una elección perfecta para el papel, ya que el actor era reconocido en su juventud en Hollywood por el mismo vicio y una serie de escándalos que pueden ser parte del gran éxito para que el histrión pudiera transmitir esa sensación al personaje en la pantalla grande.

Con el personaje principal listo, debían buscar la historia y los personajes que iban a interactuar con él. Para no irnos tan lejos, la mejor elección que hizo Marvel fue darnos el origen del superhéroe, pero contado con elementos actuales.

¿Cómo lo hicieron sin salirse de la esencia de Iron Man? Sencillo, tomaron las partes primordiales de aquel Tales of Suspense 39 de 1963, donde tiene un inicio similar con el cómic, presentando una nueva arma que llama la atención de una guerrilla debido a su potencial. Pero ya no estábamos hablando de la guerrilla roja de Vietnam como era el enemigo en común durante esa época en Estados Unidos, sino que ahora el enemigo es una guerrilla de Medio Oriente llamada Los Diez Anillos (El nombre es un guiño a uno de los villanos más emblemáticos de este superhéroe), los cuales secuestran a Tony Stark para desarrollar la poderosa arma Jericho.

Dentro de esta pesadilla para el magnate, encuentra la ayuda del profesor Ho Yinsen, él cual también es inspirado en el personaje del comic, solamente cambiando su nacionalidad de China a Gulmira, una pequeña entidad oprimida del Medio Oriente. Gracias a Yinsen y un electroiman pequeño y poderoso , Tony logra salvar su vida de unas metrallas que estaban por llegar a su corazón derivado del ataque para secuestrarlo.

A partir de esto, Tony y Ho trabajaron juntos para crear un arma para escapar, la cual resulta ser una armadura temible alimentada por la energía de un prototipo del reactor Arc, al final el profesor pierde la vida para que Star pueda escapar adentro de ella.

La esencia de humanizar a Tony Stark y convertirlo en el héroe de hierro se mantuvo intacta, equiparando el impreso y la película. También los villanos cambian de país de origen pero no de motivo, lo que hace que esta película de entrada nos traiga gran nostalgia al cómic.

Para concretar tan interesante película pero sobre todo seguir con la linea de inspiración para este héroe, tenemos varios personajes que complementan e incrementan la conexión de puntos clave entre el cómic y el filme. De entrada tenemos a Virginia “Pepper” Potts, que es presentada como asistente personal de Stark y poco a poco durante la historia vemos como se va posicionando a la futura esposa del magnate, la cual no sólo le ayuda en situaciones comprometedoras, sino también le salva la vida en muchas ocasiones.

Igualmente tenemos a James “Rhodey” Rhodes, un teniente coronel que es el mejor amigo de Stark y que le ayuda en las coartadas con el gobierno, incluso haciendo un guiño al poderoso War Machine, siendo otro personaje importante dentro del cómic y que tiene una importancia relevante aquí. Y si no nos bastaba con tener a estos dos personajes importantes en la primera película de Iron Man, tendríamos también directo de los cómics clásicos de Iron Man a un viejo amigo y guardaespaldas; Happy Hogan, que es encarnado por ni más ni menos que el director de la película, Joh Favreau.

Pero no sería una historia completa de superhéroes si no tuvieramos un villano que hiciera la vida imposible del héroe, es por ello que no sólo tendríamos a la guerrilla que secuestra a Tony Stark, sino también haría acto de presencia Obadiah Stane, mejor conocido como Iron Monger. Este personaje encarnado por el actor Jeff Bridges (Tron) fue creado en 1982 en el número 163 del cómic de Iron Man donde lo presentan como el heredero de Stane Industries, una compañia rival de Stark Industries. Obadiah durante el tiempo donde Stark tiene problemas de alcohol, logra obtener el control de Stark Industries y descubre los planos de la armadura de Iron Man, con los cuales bajo algunas adaptaciones, logra crear su propio diseño llamándolo Iron Monger.

En este punto es donde vemos que también la versión de este villano dentro de la película de Iron Man tiene gran similitud con su contraparte del cómic ya que vemos a un Stane como contemporáneo y amigo de Howard Stark, padre de Tony Stark.

Todo esto nos da como resultado un villano decente, con motivos concretos y sobre todo uno de los mejores que tiene el MCU junto a Loki.

Al final, con grandes efectos especiales, sobre todo la forma en que recrean las épicas y tecnológicas armaduras de Iron Man, una historía basada en el superhéroe del cómic, un actor que realmente encarna a Tony Stark en cuerpo y personalidad, personajes clave y un villano decente, vemos que Iron Man es uno de los mejores filmes del Universo Cinematográfico de Marvel, pero sobre todo la mejor adaptación sobre el cómic.

A pesar de todo ello, también tiene su gran mérito al fundar elementos que serían clave a futuro como la escena post créditos con la Iniciativa Vengadores presentada por el misterioso y legendario Nick Fury. Sin duda todo esto nos hace ver que el ego y la fuerza de Tony Stark enfundado en su armadura que nos dio un gran inicio de este basto universo que disfrutamos cada año con viejos y nuevos superhéroes.

Comentarios

carlosmiranda

Techlover con maestría en cosas que no entenderías