Reseña: Trainspotting 2

Una película sobre vivir con tus elecciones, buenas o malas

Música sugerida para leer esta reseña: “Lust for Life” de Iggy Pop

Trainspotting es una película que en mi humilde opinión no necesitaba una secuela, la historia concluye con suficiente espacio que la audiencia puede elegir el futuro de los personajes sin dejar en suspenso o huecos en la trama que molesten al espectador.

La secuela retoma la vida de Renton (Ewan McGregor), Begbie (Robert Carlyle), Spud (Ewen Bremmer) y Simon/Sick Boy (Jonny Lee Miller) 20 años después de que Renton traicionara a sus amigos y escoge la vida… la vida de un tipo común y corriente.

Al principio no se puede separar a estos actores de los otros personajes más emblemáticos que han interpretado en los 20 años entre las 2 películas y estuve un poco escéptico de a dónde llevaría la historia después de que Renton Kenobi escoge la vida, la hipoteca, la lavadora y en general alejarse de la heroína y sus malos amigos. Renton vuelve a Escocia después de 20 años para aclarar cuentas con Simon Holmes y visitar a su buen amigo Spud (quien no ha hecho mucho en 20 años).

Begbie Rumpelstiltskin sale de prisión buscando a sus antiguos camaradas queriendo saldar sus propias cuentas, Begbie es un personaje interesante porque está hecho para que en cierto nivel lo admires y lo odies. Por una parte 20 años de prisión lo han hecho aún más duro y detestable que cuando lo vimos en la primera cinta, por el otro lado es el instinto animal de supervivencia de todos y a cierto nivel es bueno ver a un tipo normal partirle la cara a cualquiera que se crea más inteligente o mejor que él.

Los personajes no son exactamente profundos pero estarías muy equivocado al creer que son unidimensionales. Todos tienen sus propias características, ambiciones y motivaciones; las relaciones que forjan entre sí también tienen sus propios matices y rápidamente ves a los personajes de hace 20 años, poniendo a un lado al actor y sus otros papeles, sintiéndote inmerso en la película.

Una de las principales razones que Trainspotting (la primera) resuena es porque habla sobre drogas y sexo de una manera que no las condena, Renton vive la fantasía de tener sexo con una colegiala y consume heroína, Begbie es violencia pura, el grupo de amigos escucha y recrean imágenes icónicas del Rock n’ Roll durante toda la película. Por otro lado, es algo difícil imaginar a los personajes de esta manera ahora porque… tienen 46 años aproximadamente y es como ver a tu papá queriendo ser “cool”.

Esto es bueno y malo porque demuestra que los personajes no han crecido en 20 años (no realmente) lo que deja las amistades en el mismo punto donde la dejamos pero al mismo tiempo pone a los personajes a hacer las mismas tonterías y trucos que hacían hace 20 años. No digo que sea algo malo, de hecho es bastante divertido verlos en sus locuras y muestra que sin importar la edad a veces no tienes idea de que hacer y está bien tomar tu propio camino.

Esta no es una película para nostálgicos, no es una película para (en las palabras de Simon) “un turista en tu propia juventud”, es una película sobre vivir con tus elecciones, buenas o malas.

Entre los pocos problemas con el film es que te anuncian cual va a ser el desenlace, Veronika prácticamente saca un cartón en el tercer acto que dice “voy a hacer algo y ese va a ser el final”; no es un mal final y tampoco es uno bueno, simplemente es lo que esperas, ni más ni menos.

¿La volverías a ver? Sí

Aunque no necesitaba una secuela, Trainspotting 2 cuenta una historia interesante dándonos más de unos buenos personajes en el cine. Renton es una verdadera revolución desde la primera película y aunque no tendrá un lugar en la colección de películas de chicos de secundaria, es una muy buena obra cinematográfica: bien escrita (excepto por ese final telegrafiado), excelentemente dirigida (mención especial a Danny Boyle por un par de escenas que les dejaré a ustedes para que descubran y disfruten y muy bien actuada (mención especial a Ewen Bremner).

Alejandro Castellanos

Colaborador en Gamer Style. Entusiasta de videojuegos y tecnología por gusto y profesión. Opiniones mías de mí.