Reseña: Styx Shards of Darkness

 

Un juego independiente que compite con grandes títulos gracias a su inventiva y estilo.

Creo que es un poco complejo explicarle a alguien que pasé el fin de semana jugando un juego de la franquicia de Styx. Muchos me dirán: “¡Hey! Es marzo, está lleno de lanzamientos increíbles”, y seguro otros solo preguntaran “¿Qué o quién es Styx?”. Y de verdad es aquí donde llegó a una encrucijada pues el concepto del juego también es difícil de explicar. No es algo que vayas con tus amigos o en una plática cotidiana y digas: “Acabo de jugar un título donde eres un orco asesino, que mata gente en la oscuridad de los callejones, vulgar cual marinero y que sin duda es tremendamente divertido”.

Y lo es, pero bueno, Styx es muchas cosas más y ahora mismo se los explicamos.

En 2014, Cynadine Studios y Focus Home Interactive sacaron el primer juego de este personaje llamado Styx: Master of Shadows. En ese tiempo tuvo críticas muy mezcladas pero en concreto, el juego fue bastante original y sumamente entretenido. Ubicado en el mundo de Of orcs and men, Styx es el típico anti héroe que nos recordará más por su estilo a Deadpool… o a Geralt de Rivia si este fuera enano, verde y muy grosero. A final de cuentas, los elementos que vimos reflejados en ese tiempo son ahora muy comunes en las franquicias actuales, y con el avance tecnológico y bajo un claro “falla y aprende”, llega la secuela titulada “Styx: Shards of Darkness”.

Styx Shards of Darkness

Si son nuevos en la franquicia, deben saber que este es un juego de stealth único y con carácter propio fuera de lo que estamos acostumbrados, pero claramente tomando influencias de sagas por demás conocidas (incluso parodiando algunas de ellas).

Styx es un goblin, pero no el estereotipo que ya conocemos. Sí es bajito, es verde, pero no es nada torpe (quizá desafortunado) y es muy inteligente. Pero precisamente por estar en los zapatos de un goblin es que debemos calibrar nuestra perspectiva de juego, ya que aquí, los enemigos somos los humanos y estamos lidiando con ellos en sus dominios, en edificios y callejones donde ellos viven y que obviamente no fueron diseñados ni a la altura ni al nivel de ningún ser pequeño.

Desde aquí, comienza un reto continuo, pues al ser un asesino, no es tan fácil mantenerse sobre los tejados y claramente tenemos ciertas limitantes hasta para combatir, pues pese a nuestro tamaño, los humanos pueden tener clara ventaja sobre uno. Aquí para eludir personas no podremos camuflarnos con nada o meternos entre un grupo de prostitutas o apóstoles, menos debajo de una caja. Aquí en verdad es donde toma sentido el stealth del juego, pues las sombras son nuestra única solución para pasar desapercibidos, ya que estar oculto no es una opción, es una forma de vida.

Otra parte interesante del gameplay se origina de la situación de que todo y todos están en contra tu contra e incluso los enemigos parecen estar preparados para cualquier situación. Un ejemplo de ello es que como todo buen duendecillo… olemos mal. Y el olor puede ser algo que nos delate por más escondido que estemos, así que debemos actuar con prontitud pues muchos de los NPCs tienen narices muy buenas o mascotas que hacen esa labor por ellos.

Cynadine Studios ha hecho un excelente trabajo en darle variedad a los estereotipos más comunes de un Dungeons and Dragons, haciendo las mecánicas y las ejecuciones en el juego muy versátiles, y sin duda entretenidas, añadiendo el reto suficiente para no aburrirnos.

Styx Shards of Darkness

El título cuenta con sidequest con ítems muy útiles que nos serán de total ayuda en las misiones más exigentes, pero estas realmente requieren paciencia y ser ejecutadas bien, pues tendremos ciertas penalizaciones si no las hacemos en cierto tiempo o si entramos en combate varias veces.

Shards of Darkness no cuenta con un mapa ni mucho menos, así que nos devuelve a la época donde debemos explorar los niveles y casi casi memorizarlos. El diseño de estos es realmente detallado, quizá al principio nos parezcan repetitivos, pero entre más avanzamos, veremos que aunque hayamos encontrado un pasaje secreto, habrá otros 5 más por descubrir. Además, el factor “estrés” está muy presente, pues muchas veces contaremos con segundos para pensar bien nuestro siguiente movimiento o brinco hacia las sombras, y de hacerlo mal podemos perecer vil y graciosamente. Pero este tipo de retos, donde al jugador lo ponen en jaque a tomar decisiones claras, precisas y prontas, tiene rato que no se veía y se disfrutaba tanto como en este título. Eso sí, es complejo adaptarse de inicio y no es un gameplay apto para todos.

El combate es una deficiencia del juego. Por una parte es comprensible, pues… somos un duende… ¡Pero aun así! Las mecánicas de combate son buenas si nos enfrentamos cara a cara con una sola persona, pues podemos atacar, defender o hacer parry, pero si llegan a ser dos en pantalla, el enfoque se va solamente hacia uno y ambos enemigos están en constante movimiento y defensa. Eso, sí la cámara se porta buena onda y nos ayuda y podemos superarlo, pero no si salen 3 o más enemigos pues ahí claramente mejor nos disponemos a morir y comenzar de nuevo.

No obstante, todo lo que tenga que ver con muertes o ejecuciones desde las alturas, por la espalda, en las sombras, mantiene una dinámica audaz, rápida, gore y perfecta. Sencillamente es la forma correcta en la que se debe jugar con Styx, y a la vez, requiere de mucho dominio. Muchas veces lo mejor es solo huir y hacerse el sordo.

Styx Shards of Darkness

Incluso morir se vuelve disfrutable. Cada que nos eliminan, aparece Styx para decirnos de la forma más grosera y con insultos lo malo que somos para el juego y a la vez, qué es lo que debimos hacer para no fallar nuevamente. No es que encuentre divertido que alguien te reclame tus errores amenazando con salir del juego y matarte por las noches, pero ciertamente no va a pasar así que podemos reír… ¿verdad?

A nivel gráfico y sonoro, el juego alcanza niveles muy lúcidos en sus detalles y arte. Los niveles son fantasiosos y nos hacen sentir en tierras narradas de un juego de rol clásico. Con colores muy bien utilizados y texturas también muy bien formadas no solo para el entorno, sino en las animaciones y rostros de cada personaje en el juego.

Muchos aspectos son muy lúgubres y oscuros, y ambientados con la correcta musicalización hacen sentirte dentro del juego y parte de un escenario vivo que fluye y existe a tu alrededor. No hay ninguna duda que cada detalle fue muy bien cubierto por los desarrolladores aquí, y dentro de ese mundo de fantasía, el título se desempeña cómodamente y con un muy buen ver.

Styx Shards of Darkness

Para concluir, Styx: Shards of Darkness es un juego que pasa totalmente desapercibido ante los grandes estrenos del mes de marzo, pero no por eso es malo, todo lo contrario. Trae consigo un título, lo suficientemente corto para no batallar horas con él y a la vez sentirse inmerso dentro de su trama y gameplay.

Styx es todo el antihéroe que necesitábamos, y brinda momentos amenos al título que de verdad se requieren pues utiliza mecánicas complejas y precisas que de no romperse con algo de humor, acabaríamos muy frustrados. Gráficamente es un gran achievement, pues al no depender de una compañía “grande”, el uso del motor gráfico así como su desempeño y diseño son una simbiosis combinada a la perfección. La semiótica oscura y a la vez dinámica que comunica el personaje, su entorno y la historia hacia el usuario, hace del juego algo envolvente que te pondrá retos constantes y en crecimiento dignos de mecánicas muy bien logradas. Eso sí, el sistema de combate no es nada bueno, pero gracias a esta limitante, de algún modo el título nos propone terminarlo de la forma en la que se diseñó, la cual es por medio de sigilo y violencia muy sádica y bellamente animada.

Denle una oportunidad no solo a este título sino a su predecesor, les conviene, yo sé lo que les digo.

Título: Styx Shards of Darkness

Desarrolla: Cyanide Studios

Publisher: Focus Home Interactive

Género: Stealth

Plataformas: Xbox One, PC, PS4

Estreno: 14 de marzo 2017

Evan Ricardo López

White & Nerdy. VGs and eSports media | 3D Artist and Unreal Dev. | Music Junkie | Fitness |Blood & Body Fluids