3 grandes retos para que Resident Evil 7 sea un juego histórico

Resident Evil 7

Histórico para su esencia, para el género que representa y para la industria entera. ¿Podrá Resident Evil 7 con todos estos retos?

El lanzamiento de Resident Evil 7 está prácticamente a la vuelta de la esquina, y puede ser algo realmente especial.

La próxima entrega de la serie de Capcom tiene ante sí tres grandes retos que, de capitalizarlos lo convertirían indudablemente en un juego que pase a la historia. De fallar, será uno más del montón, que inclusive podría cambiar el rumbo de la industria.

Sin más, son tres grandes retos para que Resident Evil 7 sea todo un éxito.

Con su propia esencia

Y cuál esencia, dirán algunos. Y lamentablemente tienen razón.

Pareciera que Resident Evil, aquella franquicia creada por Shinji Mikami, hace mucho que ya no es lo que fue. Ese survival horror que a miles de jugadores puso los pelos de punta. Ese título con su ritmo de juego pausado, donde cada munición que encontrábamos la cuidábamos como auténtico tesoro, porque eso era en realidad al estar en una mansión infestada con zombis y criaturas por demás espeluznantes.

Esto era (¿o es?) Resident Evil:

Los Resident Evil modernos ya no nos dicen eso. Sí, tienen su dósis de miedo, pero esto se ha visto sacrificado en pro de mucha más acción, evocándonos más a las decenas de opciones que existen en un género tan saturado como el de los shooters, que a un juego de auténtico horror.

Resident Evil 5 es básicamente un juego de acción. Para muchos también lo es Resient Evil 6. Es más, mientras que para unos Resident Evil 4 es la mejor entrega de la serie, para otros es lo peor que le pudo haber pasado al ser el primer paso en la dirección que, consideran, es la equivocada.

Resident Evil 7 aquí tiene un doble reto de hecho. Por un lado, conservar su esencia clásica de armamento más bien escaso, un ambiente tenebroso y la posibilidad de un susto en cada esquina. Por el otro, no impacientar demasiado a esos nuevos fans que, gustosos de los juegos donde lo que sobran son enemigos en pantalla y armamento con qué eliminarlos, han conocido la serie y, ¿por qué no decirlo? Les ha gustado.

Encontrar el equilibrio luce como una tarea difícil, pero parece clave para alcanzar el éxito tanto con los fans de antaño como con los nuevos. Si cuando en el primer Resident Evil encontrábamos dos balas, en Resident Evil 5 había diez, quizás ahora tener 5 podría ser una buena opción, ¿no?

Al final del camino quizás realmente conservar esas mismas dos balas del primer juego sería lo mejor, por el bien de su esencia y a pesar de no ser lo “popular” para el gamer moderno. Y si la preocupación son las ventas, seguro hay muchos fans amantes de los survival horror ávidos de comprar un juego con los de antaño. Tranquilo Capcom, hay mercado para todos.

Con el género que representa

Cada género tiene una o dos series que los fans pueden estar esperando y saben son casi una garantía. Por mencionar unos cuantos ejemplos, los seguidores de juegos de pelea cuentan con los Mortal Kombat, los Street Fighter y los Marvel vs Capcom (y el crecimiento agigantado de los eSports); quien gusta de un buen RPG tiene Final Fantasy, Fire Emblem, Tales of; los de los shooters cuentan con los Call of Duty, Battlefield, Ghost Recon y bueno, “unos cuantos más”. Y así con muchos otros más.

Pero, ¿y el género survival horror? ¿Ese qué me ofrece? Si a una persona le encantan las películas de horror y ahora quiere jugarlos, ¿qué serie le recomiendas? Quitando Resident Evil, ¿qué queda? Silent Hill y… ¿ya?

¿Y de hecho, hace cuánto no tenemos un nuevo Silent Hill como Dios manda? Claro, ahí venía Silent Hills pero, bueno, mejor no recordemos heridas tan recientes.

Sin menospreciar a series jóvenes como Outlast, Amnesia o Dead Space, incluso Five Nights at Freddy’s, o títulos aislados como The Evil Within del propio padre de Resident Evil, y sin olvidar, claro otra serie clásica como Fatal Frame, ninguna de ellas resuena tan fuerte én la industria. No es un Zelda, no es un Mario, un FIFA, un Halo, un Uncharted, un Assassin’s CreedGof of War, etc.

Por más que busquemos el survival horror no tiene un representante tan mediático como Resident Evil. Es por eso que Resident Evil 7 tiene el importantísimo reto de alzarse como un gran juego que le dé al género algo para presumir. Porque los jugadores necesitamos algo con qué asustarnos; más allá de las microtransaciones, el lag o el alza en el precio de los juegos. Algo realmente con qué horrorizarnos y, ¿por qué no? Sirva de fuente de inspiración para más desarrolldaores independientes y nos regalen una que otra joya.

Con toda la industria

Sin duda se trata del reto más grande de todos. De hecho, logrando superar los otros dos estará mucho más cerca de conseguirlo con este otro como un efecto dominó. Por el contrario, en caso de fallarse a sí mismo y al género que ayudó a construir, -casi- invariablemente terminará por quedarle mal a toda la industria.

Sin presión.

¿Por qué tiene un reto con toda la industria? Simple y sencillamente porque Resident Evil 7 es, entre otras cosas, el primer juego con un peso importante real entre la comunidad gamer (jugadores, desarrolladores, periodistas especializados e incluso los no tanto) en ser compatible enteramente con una plataforma de relidad virtual, específicamente con PlayStation VR.

Tras intentos fallidos en la década de 1990 por incorporarse a la industria, siendo el del Virtual Boy de Nintendo el más sonado, el regreso de la realidad virtual a los videojuegos lleva ya unos cuantos años gestionándose. Sin embargo, en esta ocasión parece que realmente desea llegar para quedarse, pues todo ha venido cocinándose a fuego lento.

Tan lento, que de hecho aunque en este 2016 ya podemos ir a diversas tiendas y adquirir un dispositivo para vivir la realidad virtual en la comodidad de nuestros hogares, en realidad solamente contamos con experiencias pasajeras. De esas que disfrutamos en eventos como convenciones por 5 o 10 minutos y nos dejan con ganas de más, pero que realmente no tienen mucho más que ofrecer.  ¿Una hora? ¿Dos? ¿Tres a lo mucho?

Y no exclusivamente por problemas de mareos o cuestiones similares como efecto secundario aparentemente inherente a la realidad virtual, sino además de ello por que no existe un juego “completo” como lo conocemos. Y si acaso alguien refutara esta hipotésis y demostrara lo contrario (sinceramente agradecería que alguien nos ilustrara), lo que sí no puede negar es que falta “ese juego” de “esa serie” que todo mundo conoce y quiera jugar sí o sí.

Es justo ahí donde entra Resident Evil 7.

Sí, hay por ahí en camino algún proyecto de Square Enix (Final Fantasy XV VR Experience) y otro que ya lanzó (Blood Ties, DLC de Rise of the Tombr Raider), Tekken 7 por debutar en la primera mitad de 2017, está Driveclub VR, tenemos Batman: Arkham VR, Ace Combat 7, Dead or Alive Xtreme 3 y seguro alguno más que se me escapa.

Con todos ellos y sin que suene a falta de respeto, Resident Evil 7 es el primer juego de una franquicia mediática que nos demostrará lo viable -o no- que resultará disfrutar de un título completo en realidad virtual. Es una serie popular, estará en la consola casera con mayor cantidad de usuarios (alrededor de 50 millones) y para jugarla necesitamos de uno de los dispositivos VR más económicos -o bueno, menos caros-, sino es que el más.

Tiene la mesa servida para sobresalir, la pregunta es (a reserva del demo ya disponible), ¿podrá ser ese juego que nos haga decir “wow, todo podría ser mejor e VR”? O por el contrario, ¿será el que termine por darle la razón a los escépticos dejando en claro que la realidad virtual no es para experiencias largas?

¿Cuáles retos superará y cuáles no?

Rigo Dominguez

Licenciado en Comunicación. Gamer de toda la vida. Amo el pollo, el chocolate y crear sonrisas.