El 7 de enero de 2017 los videojuegos subirán de precio otra vez

Pídele los juegos que quieras a Santa Claus y a Los Reyes Magos, antes que les salgan más caros.

No es un simulacro: en verdad los videojuegos subirán de precio de nueva cuenta tan pronto como en los primeros días del próximo año.

Hace ya algunos años, a principio del actual milenio de hecho, con $600 pesos mexicanos bastaba y sobraba para comprar un juego de los llamados “triple A”. En ese entonces el precio en dólares estadounidenses de un título era de $49.99 (más impuestos).

Con el paso del tiempo el costo para nuestros vecinos del norte sólo se ha visto incrementado en $10 dólares, es decir un 20% de su precio anterior. ¿Y en México? Hoy día, si queremos comprar un juego nuevo como Dios manda en una tienda departamental o “de prestigio”, o con un distribuidor autorizado especializado en videojuegos, tenemos que desembolsar ya más del doble. Unos $1,299 pesos.

Y se vendrán tiempos peores, cortesía en gran parte a la terrible depreciación que nuestra moneda ha venido sufriendo en los últimos meses (y a que el distribuidor debe cubrir el costo del juego, el IVA, los impuestos de importación y claro, tener utilidades).

Gracias a que actualmente un billete azul con Benito Juárez al frente ya no alcanza para intercambiarlo siquiera por uno verde con George Washington en el anverso, a partir del 7 de enero la media actual de los juegos de lanzamiento pasará de los mencionados $1,299 pesos al nuevo precio de $1,399 pesos. Auch.

Algunas tiendas ya comenzaron o están por aumentar esos $100 pesos adicionales a los juegos nuevos, pero es a partir del 7 de enero cuando definitivamente ya no habrá vuelta atrás (a menos que el peso tenga un regreso frente al dólar de tintes épicos), y veamos cada nuevo título que salga con una etiqueta que diga $1,399 pesos.

Se trata ya del tercer ajuste en prácticamente un año, hecho que le seguirá pegando en los bolsillos a los gamers mexicanos.

Sinceramente no hay mucho que podamos hacer al respecto, pues la economía mexicana es una gran dependiente de la de Estados Unidos.

Entonces, ¿qué alternativa existe para hacer rendir un poco más nuestros pesos a la hora de comprar juegos? Ser más selectivos, estar al pendiente de las promociones, y en el caso de las series anuales esperar unas cuantas semanas tras su lanzamiento, pues estos juegos suelen devaluarse más rápidamente. Esos son sólo unos cuantos tips que seguro ayudarán un poco.

Los videojuegos no son un producto de primera necesidad ni mucho menos. Son un lujo, y cada vez esto parece quedarnos más claro.

Fuente: Diversos distribuidores

Tags mexico

Redaccion

Equipo de redacción y colaboradores de Gamer Style en Latinoamérica y España. ¿Te gustaría colaborar? Manda un correo a: contacto@revistagamerstyle.com.