¿Necesitamos una premiación como los Game Awards?

Game Awards

¿The Game Awards está a la altura de otras premiaciones como la entrega del Oscar?

Apenas este 1 de diciembre se celebraron los Game Awards en su edición de 2016, este evento cumple tres años de celebrarse y aunque no es la única ceremonia que premia a lo mejor de la industria, sí se va colocando como el evento más relevante del ámbito, algo así como nuestra entrega del Oscar, pero para gamers.

La ceremonia no ha carecido de controversia, sobretodo en la elección de los ganadores a juego del año, pero la pregunta es ¿los videojuegos necesitan algo una entrega de premios así? ¿es benéfico y si lo es, para quién? ¿es justo? ¿es un parámetro válido para evaluar a un GOTY? todas estas preguntas las analizaremos a continuación.

Un poco de historia

Los Game Awards son los sucesores directos de los SPIKE VGA uno más de los contenidos de Spike TV para acercarse a audiencias juveniles y ávidas de entretenimiento, la ceremonia bajo ese nombre tuvo lugar durante 10 años y a pesar de que la idea era darle relevancia a los premios y ganadores y no convertir el show en algo meramente cómico como los Scream Awards (premios a películas de sci-fi y terror también de Spike TV) o los MTV Movie Awards, nadie se tomaba en serio la premiación. ¿Por qué?

Dejando de lado a los hosts y presentadores que no sabían nada de videojuegos, los premios no contaban con un sistema de elección de los ganadores que fuera robusto, muchas premios eran elegidos por la gente vía online y otras veces por jurados incógnitos, es la verdad.

spikevga

No hay nada de malo que la gente elija a lo mejor del año, pero justo ahí radica la diferencia entre los Oscar y los People Choice Awards.

Finalmente todos estos sucesos provocaron en primer lugar que ni la gente de la industria ni la audiencia se tomara en serio estos premios y en un movimiento inteligente por parte de su creador Geoff Keighley dio fin a los SPIKE VGA y a su malogrado hijo VGX y dio paso a los Game Awards en 2014.

Premios con credibilidad

Si una lección se aprendió del pasado fue que para darle relevancia a tu ceremonia en primer lugar tienes que contar con un sistema de nominación y premiación hecha por expertos, justo como ocurre con La Academia, así los Game Awards son votados por un panel de 29 medios internacionales que en dos rondas ofrecen a los participantes para cada categoría y luego eligen a aquellos que resultan victoriosos.

Este método de inicio parece algo justo, aunque siempre estará la maravillosa peculiaridad de nuestra industria en donde prácticamente la mayoría de los jugadores y personas que realmente se involucran en los videojuegos pueden considerarse como expertos. Yo sé de algunos juegos, mi trabajo me obliga a ello, pero estoy seguro que un verdadero fan recalcitrante de Halo o de Metal Gear me podría enseñar muchas cosas más de las que podría aprender en Wikipedia o en un libro.

gameawards-nolan

Pero bueno, al menos podemos decir que la ceremonia cuenta con un alto nivel de credibilidad que se ha forjado en unos breves tres años.

Un factor crucial para que una premiación se vuelva seria son nada más y nada menos que sus categorías, todos notamos la diferencia entre el premio a “El mejor Sandwich en una Película” contra “Mejor Montaje de Sonido”, por poner un ejemplo.

Algo que hacen bien los Game Awards y que han hecho desde su concepción es premiar factores importantes de los videojuegos como Mejor Narrativa, Mejor Diseño de Sonido, Mejor Juego Independiente y mejor aún Mejor Juego de Impacto que celebra esos títulos que abordan diferentes problemáticas y abogan por un cambio.

La controversia por el juego elegido como mejor del año siempre existirá, medios y audiencia siempre tendrán a su favorito y pocas veces se le dará gusto a todos, excepto cuando el ganador fue The Witcher 3: Wild Hunt, ahí sí podría asegurar que el veredicto global reconocía al juego de CD Projekt Red como una joya digna de reconocerse, pero ahí radica otra de las importancias de una celebración, que da pie al diálogo y a la controversia por las diferentes opiniones.

The-Witcher-3-Wild-Hunt-Game-of-the-Year-GamerStyle

¿Un formato adecuado?

Los gamers son un público muy diferente al de las películas y la ceremonia del Oscar ha sufrido cambios a través del tiempo para hacerla más dinámica y más un show en su propio estilo, sin embargo los Game Awards parecieran querer copiar a los premios de la academia.

Me pregunto si tantas presentaciones musicales son necesarias, si la duración es la correcta, en lo personal creo que no y considero que deberíamos encontrar el formato adecuado para no hacer tediosa la ceremonia.

Un punto a favor es la presentación de primicias y avances de juegos por venir, ya desde un principio Geoff Keighley dijo para Forbes que su intención era la de crear un híbrido entre la entrega del Oscar y E3, una mezcolanza que puede tener sus pros y contras, pero que seguro mutará en un futuro.

gameawards1

¿Necesitamos a los Game Awards?

Es fácil responder si una premiación que se vuelva estándar y medida para una industria como la de los videojuegos es necesaria, la respuesta es sí y no.

Recuerdo que justo cuando se anunció la creación de The Game Awards, la comunidad de periodistas del ramo de los videojuegos se dividió entre los que estaban a favor y en contra de este tipo de ceremonias.

Por un lado creo fundamental el hecho de reconocer a los grandes creativos y gente que en verdad pone su empeño, corazón, mente y amor a algo tan maravilloso como los videojuegos, tener una estatua de una figura alada en los anaqueles de sus oficinas es apenas un pequeño homenaje a la gran labor que esta gente hace.

gameawards-kojima

Ya anteriormente Ofelia Pastrana nos comentaba en nuestro programa de radio, en relación a los Game Awards la importancia de nuestra industria, nos hizo ver que en comparación el cine tiene un valor de $30 billion dollars contra los $90 billion que representan los videojuegos. Por lo mismo no estaría nada mal ver más entregas llenas de glamour y por qué no que se volvieran escaparates para que la gente importante de la industria invitara a reflexionar sobre temas y problemáticas mundiales más allá del entretenimiento, aunque les pongan la “musiquita” para correrlos.

Si los elegidos ganadores triunfan por su popularidad o por la cantidad de ventas o los amigos que tengan en el medio, ese es un tema que se tendría que revisar a fondo, hasta ahora Dragon Age: Inquisition, The Witcher 3: The Wild Hunt y Overwatch son títulos dignos de celebrarse y quizás aunque no estemos de acuerdo en su proclamación como victoriosos, no podemos decir que no son grandes ejemplares del mundo del gaming.

gameawards-overwatch

Ahora, mi único argumento en contra de premiaciones como los BAFTA, los Game Awards, los Golden Joystick, los Fun & Serious, etc, cualquiera que se les ocurra, tiene que ver con las razones que mencionó Sean Penn cuando se opuso a la entrega del Oscar y él mencionaba entonces que la actividad creativa no guarda lugar para la competencia, aún así él tiene dos estatuillas doradas y las recibió cuando Clint Eastwood lo convenció.

La pregunta de si necesitamos una premiación definitiva como los Game Awards o no, creo que no es tan importante como saber la mera presencia de los nominados y ganadores de la ceremonia nos invitarán a probar los juegos de cada categoría, para conocerlos, juzgar y sobretodo divertirnos.

Yo mientras me voy a jugar los títulos que me perdí de los nominados a “Game for Change” y “Mejor Juego Independiente”.

Miguel Perdomo

Born @ the videogame era / Editor en Jefe de Gamer Style / Conductor en Gamer Style Radio / Videojuegos, cine y literatura mis pasiones / @mikeperdomo