Reseña: Aragami

resena-aragami

Más peligroso que un ninja es un espectro de ninja.

Retomando un poco la medianamente olvidada línea de los juegos de sigilo, llega Lince Works con Aragami, un juego que bien podría ser favorito entre quienes aman este género y una muy buena recomendación para los que buscan entrar en él.

En Aragami tomas el papel de un espectro ninja el cual tiene control sobre las sobras y las utiliza para moverse rápidamente entre sus enemigos y eliminarlos por sorpresa con un solo movimiento de su wakizashi, la única arma con la que cuenta, cuyo astuto nombre es Aragami. Fuiste fue invocado a este plano por Yamiko, una misteriosa chica encarcelada por el Ejército de la Luz y de quien eres su única esperanza para escapar.

aragami-03

Si bien la historia de Aragami no es mala, en realidad difícilmente encontrarás su desenvolvimiento sorprendente o novedoso, pues tanto personajes como acontecimientos están repletos de ideas que ya se han visto en otras partes. Durante un rato estarás intrigado con algunas dudas que se plantean como por qué estás aquí o quién eres; una muy interesante es por qué una chica lo suficientemente poderosa para invocar un espectro no puede escapar de una fortaleza.

La mayoría de los personajes, tristemente, tienen una notoria carencia de caracterización que brilla a muchas leguas pues todos se sienten algo simples; los guardias, incluso, se parecen tanto entre sí que se sienten más como un obstáculo genérico. La excepción a esto es Aragami (el espectro ninja) pues el diseño de éste está muy bien realizado y sin duda es un personaje interesante. Para mala fortuna del juego, su escritura es algo mediocre y el artefacto de la simulación de díalogos hablados usando sonidos que parecen ser una lengua no ayuda mucho. Aun detalles como el encontrar a los guardias en una charla que revelará algo más de la historia, es difícil decir que el trabajo en este ámbito es sobresaliente.

aragami-04

Para quienes los conocen, la sensación de jugar Aragami se asemeja mucho a la que tuvimos en Tencho o Dishonored, pero mucho más simplificada. Podrás aprovechar tus poderes de control sobre las sombras para tratar de esquivar a los guardias del Ejército de la Luz cuyas espadas pueden eliminarte de un solo golpe. Para combatirlos debes evitar el enfrentamiento y montar un ataque sorpresa para luego desaparecer el cadáver y no dejar evidencia. Tus habilidades mezclan el movimiento sigiloso y el ataque de diversas formas y conforme encuentres pergaminos escondidos en los distintos niveles que conforman el juego podrás incrementar tu poder o conseguir nuevas habilidades que serán muy útiles, algunas, incluso, demasiado.

La mala noticia aquí es que estas habilidades no son tan variadas como uno quisiera, principalmente porque en realidad solo unas cuantas se utilizan de forma rutinaria, mientras que el resto son tan situacionales que rara vez querrás utilizarlas. Además, aun cuando tienes la libertad de elegir tu estilo de juego (full stealth o ser una máquina asesina) la mayoría de las habilidades disponibles favorecen solamente al combate por lo que quienes, opten por el sigilo total donde buscan no eliminar a nadie, se encontrarán con un reto que a ratos podría parecer injusto.

aragami-05

Por otro lado, Aragami es uno de los juegos indie con mejor aspecto visual que hemos visto en algo de tiempo. La dirección de arte se inclinó por el uso del cel-shading para darle al juego un aspecto obscuro y caricaturezco, de forma que parece haber sido sacado de un anime de muy alto presupuesto. Claramente esa es la intención pues todo el juego está basado en el Japón feudal. Recordemos, de nuevo, al personaje principal que está muy bien diseñado y la ejecución dentro del juego de éste es fantástica, desde la forma en que interactua con las luces de los escenarios hasta los cambios de color según utilices la energía disponible.

Algo destacable como un gran éxito es el diseño de la interfaz del juego. Su estilo minimalista toma la (muy bienvenida) ruta de quitar todo lo no indispensable y muestran solamente sus elementos básicos: el puntero para saber hacia donde está dirigida la cámara y el medidor de tu poder – la capa de Aragami. Esta decisión es, a gusto personal, una de las más elegantes soluciones que le pudieron dar al diseño de la interfaz de usuario.

aragami-01

Si bien las animaciones de los personajes son aceptables es aquí, de nuevo, donde se muestra el punto más débil de Aragami: son repetitivas. Al asesinar algún soldado enemigo, uno esperaría un sin fin de formas distintas de llevarse a cabo dado que es una actividad que realizas una y otra vez. En cambio, tenemos solamente un puñado de animaciones que pronto se memorizan por completo. Una idea para mejorar esto podría ser el aprovechar mejor los escenarios y el contexto del personaje para modificar la animación del asesinato que llevas a cabo; por ejemplo, una serie de animaciones para doblar la esquina de la columna en la que te escondes acechando al incauto guardia que viene caminando como zombi a su muerte sin remedio.

Otro de los aspectos donde Aragami podría mejorar mucho es en el desempeño visual. Si, se agradece que el juego corra adecuadamente en sistemas con algunos años de estar funcionando alcanzando unos cómodos 30 fps. Pero en algunos casos, aun con sistemas más modernos y potentes, llegarás a tener caídas por debajo de los 40 incluso si sueles tener 60 o más de forma constante. Quizás más adelante con algunos parches esta situación pueda corregirse y sería muy agradable pues es algo que le urge mucho al juego.

aragami-02

Así mismo, otra área de oportunidad es la geometría del juego, pues en más de una ocasión me encontré atrapado en los escenarios (principalmente en los techos las bardas) sin alguna otra opción mas que reiniciar desde el último checkpoint. No sucede con frecuencia, pero sin duda podría ser algo frustrante perder un buen avance por algo así.

Por otro lado, el uso de la cámara es algo discutible. En un principio podría tomarse la perspectiva simple donde está mal empleada, pues casi todo el tiempo es complicado tener una visión adecuada de tus al rededores. Pero luego pensé que quizás es una decisión consciente, forzándote a ser más astuto y cuidadoso al no saber con precisión qué te rodea. Si es así, me gustaría entonces que mejoraran un poco el audio pues sería de gran ayuda para estar atento: como un buen juego de stealth, es básico prestar atención por medio de tus oídos.

aragami-06

Así pues, los sonidos atmosféricos cumplen una función muy básica de ambientar el escenario, pero no llegan a ese punto de darle vida al juego por medio de tus oídos. La música ayuda mucho en este aspecto aunque tampoco es extremadamente sobresaliente, ayuda mucho a mejorar la ambientación con su inspiración en los sonidos e instrumentos clásicos de Japón en su era feudal pero, a pesar de ser bueno, no será un soundtrack que te llevarás en tu teléfono para escuchar mientras vas de camino a la escuela o al trabajo.

En resumen, Aragami de Lince Works es un buen ejemplo de juego que intenta retomar el camino de los juegos de sigilo puro agregándole una temática muy adecuada y singular a la mezcla, mas al intentar simplificar el género y hacerlo más accesible a más personas, peca de repetitivo y algunos podrían sentir que no existe suficiente variedad para jugarlo más de una vez. Artísticamente, el juego es muy atractivo tanto visual como auditivamente, aunque es en el primer aspecto donde sobre sale más que en el segundo que se queda un poco resagado. Tristemente, la poca eficiencia con que está programado hace que haya algunos problemas de framerate sin razón aparente, pero esperemos que en un parche futuro arreglen este problema.

Historia7
Jugabilidad7.5
Gráficos9
Sonido7.5
7.8

Ricardo Fernández

Locutor y colaborador en Gamer Style. PC Gamer de corazón. Matemático financiero de formación. Programador web de profesión. Fanático del blues, el jazz y el rock. Bambú en crecimiento.