Reseña: The Witness

Reseña_The Witness

Un reto a tu inteligencia.

Cuando era niño me dijeron que si a alguien no le gustaba ningún videojuego era simplemente porque no habían encontrado uno adecuado, que era como en la música: a todos nos gusta al menos un género musical, aunque nos digan “eso no es música”. Con los videojuegos sucede lo mismo. Para ser cautivado por uno solamente debemos encontrar ese género que entusiasme aun cuando otros puedan argumentar en su contra: podrán decirte que no es un juego, que no es bueno, que es aburrido, simple y que nadie en su sano juicio querría jugar algo así. Y estoy seguro que así sucede con The Witness, un juego creado por Jonathan Blow, creador de Braid y fundador de la compañía que desarrolla ambos, Number None, Inc.

The Witness es un juego con una muy sencilla mecánica y misteriosa historia. Despiertas dentro de un tunel al final del cual solo hay una pequeña luz. Al acercarte, encuentras que ésta es emitida por un panel con una línea en el centro que va de izquierda a derecha así que, con tu cursor, trazas dicha línea y la puerta se abre. Detrás, dentro de una caverna, encuentras otro panel naranja, esta vez con una línea que va de la esquina inferior derecha hacia arriba y luego da vuelta, extendiéndose hasta la esquina superior izquierda. Repites la operación y de nuevo la puerta se abre, dando lugar a unas escaleras que te permiten salir a la superficie: una isla sumamente bella y colorida, pero aparentemente desierta. Felicidades, has concluido el tutorial del juego. Ahora las preguntas comienzan. ¿Qué haces aquí? ¿Cómo llegaste? ¿Habrá alguien más? ¿Quién colocó los paneles y los acertijos?

the-witness-review-1

Descrito de una manera más analítica, The Witness es un juego de mundo abierto donde debes resolver puzzles en paneles que están repartidos en toda la isla. Para hacerlo, como ya viste, debes trazar una línea en dicho panel, siguiendo el camino que se ha trazado sobre el mismo, el cual puede tomar diversas formas. Para ser considerado resuelto, el trazo debe cumplir ciertas reglas que cambian de panel a panel, pero como reglas básicas, la línea no puede cruzar por donde ya pasó y no puedes regresar sin que se borre tu progreso.

A pesar que la mecánica es simple, conforme explores el juego encontrarás nuevas reglas que modifican la forma de resolución de cada puzzle. Así, cuando creías ya tener dominada una regla, aparecerá otra que te hará rascarte la cabeza durante un rato hasta lograr descubrir la lógica detrás de ella, luego de resolver un par de paneles. El nivel de dificultad se irá incrementando gradualmente hasta presentar los más complicados y llegar a un nuevo tipo de puzzle, uno que tiene reglas ya conocidas pero que es en extremo difícil respecto al resto de los que lo rodean. Casí podrías llamarle un Boss Puzzle.

the-witness-review-2

Una de las primeras reglas que descubres es cómo llegar de un punto a otro y más adelante aprendes que puedes elegir entre diversos puntos de inicio y final, según te convenga. Después verás que debes trazar la línea sobre una cierta cantidad de puntos específicos colocados sobre la retícula. Luego se te presenta una mecánica nueva: hay puntos blancos y negros, pero no sobre la retícula, sino entre las líneas que la conforman, sobre los cuadros que se forman naturalmente al trazar aquella. Aquí aprendes que debes separar estos puntos en dos con la línea que dibujas, de forma que agrupes los puntos blancos “de un lado” y a los negros de otro. Y cuando creías que esto ya se volvía sencillo en otra zona de la isla encontrarás la misma mecánica, pero con más colores.

Es aquí donde encontramos el motivo por el cual muchos creemos que The Witness es un juego brillante. En sí la única mecánica que existe es la de trazar líneas con el cursor para resolver un puzzle, y no hay más. No existen items, magias, algún sistema de atributos y mucho menos alguna mecánica de progreso. Lo más cercano que hay es tu propia inteligencia aprendiendo luego de resolver problemas crecientemente complicados cuyas soluciones se encuentran ahí, frente a tus ojos, esperando ser descubiertas por una chispa de creatividad. Y según algunos rumores, más vale que sean muchas: hay quienes cuentan más de 650 puzzles en toda la isla.

the-witness-review-3

Parte de lo que hace a éste un juego sensacional es la calidad de diseño introducido en todas las mecánicas. Como ya dije, la respuesta a cada puzzle puede estar escondida en el mismo panel, en tantos lugares como zonas tiene la isla. Así, en una puedes jugar con los colores del panel, pero en otra quizás están escondidas en el reflejo del agua o sumergidas bajo ella. También puede que las encuentres en el mismo panel, pero quizás tu colocación no es la adecuada para verla claramente. A veces estarán en el paisaje a lo lejos en las nubes, las palmeras, las rocas y hasta en el suelo. Y parte de la magia de presentar en esta forma las reglas que gobiernan cada puzzle es que sabes exactamente cuándo no debes meterte en alguna zona a explorar: si no tienes la más remota idea de cómo atacar uno, es probable que puedas encontrar la respuesta en otra parte, así que a explorar. Es más, si eres observador, encontrarás puzzles donde menos te lo esperas en la isla. Sería cuestión solamente de alejarte lo suficiente y ver todo desde otra perspectiva más favorable. Quizás subiendo a una torre o alineándote con el sol.

Sobra decir que, quienes somos fanáticos de la observación y la resolución de problemas, encontramos este juego fascinante. A veces, tu mente se quedará obsesionada con resolver un puzzle y podrá llevarte un par de días pensar y encontrar la solución, luego de dejar reposar la mente. Después de unas horas de frustración, dar con la respuesta y tener ese momento de alegría que trae, es increíble. Es equiparable, por ejemplo, a la sensación que tiene un científico al resolver un problema que le había llevado tiempo y esfuerzo resolver: una satisfacción mental que por unos minutos logra hacerte sentir más inteligente que el día anterior.

the-witness-review-4

Dicho esto, cabe aclarar que The Witness es un juego muy denso y no es para cualquier persona, pero al mismo tiempo, podría ser agradable para quienes menos lo esperarías por no ser afines a los videojuegos. El trabajo mental que debes realizar para resolver un puzzle es cuantioso y debes tener mucha paciencia y poder de concentración para disfrutarlo plenamente, por lo que si buscas un juego para relajar tu cabeza y escapar a otro lado para despejarla, éste quizás no sea una buena alternativa. A menos, claro, que te guste relajarte haciendo grandes esfuerzos mentales para resolver problemas. Se vale. De ahí que, quizás, esta nueva creación de Jonathan Blow atraiga a personas que no suelen acercarse a los videojuegos.

Todos los puzzles están rodeados de una belleza visual increíble. Desde los primeros momentos cuando sales del bunker donde comienzas te darás cuenta que el mundo está creado con una increíble atención al detalle. Sombras, colores y formas se unen perfectamente para crear un mundo sumamente vivo aunque, irónicamente, desierto. No hay muchos efectos visuales espectaculares como en otros juegos del tamaño de Rise of the Tomb Raider o The Witcher III, pero lo que hay, está hecho con mucho amor y funciona perfectamente para lograr crear una atmósfera que te permita concentrarte en la tarea que tienes enfrente.

En este aspecto, cabe aclarar que, al principio, el juego carecía de un menú de opciones gráficas en la versión de PC que vaya más allá de las simples alta, mediana y baja, pero luego de algunas actualizaciones, fueron añadidas para que puedas configurar tu juego según las características de tu sistema. Además, también han añadido varias mejoras de optimización gráfica, por lo que verás un juego más fluido si tenías que bajar un poco la calidad gráfica para poder jugarlo.

the-witness-review-5

Además, para lograr mejorar dicha atmósfera el trabajo auditivo tiene una interesante propuesta. En esta ocasión se tomaron la libertad de eliminar toda la música. No hay tonadas, canciones, melodías, nada de eso. Suena a una extraña decisión, pero es una que funciona muy bien en The Witness. Por otro lado, los efectos de sonido están muy bien cuidados y son sumamente agradables al oído. Escuchar cómo se construye una torre mecánica y después el zumbido del laser que sale de ella te hacen sentirte dentro del juego, particularmente si cuentas con unos buenos audífonos para escuchar cada detalle.

Por otro lado, de la historia podemos hablar poco. Es escasa y muy intrincada, un puzzle más a resolver. Conforme avanzas encontrarás, en diferentes puntos y en lugares escondidos detrás de un panel a resolver, audiologs y videos con citas de diferentes personalidades de la humanindad, como Richard Feynman, Albert Einstein y hasta la Santa Biblia, todas relacionadas con La Creación y la intelectualidad. Si estás dispuesto a buscarle algún sentido, procura tener libreta y pluma a la mano para tomar notas y dedicar un poco de tiempo a investigar fuera del juego para lograr entender la historia a la perfección. No olvides revisar foros y discutir con otras personas para lograr llegar a una solución.

the-witness-review-6

En resúmen, The Witness es un excelente juego no necesariamente diseñado para el público en general o para el gamer común, sino para personas que gustan resolver problemas y dedicarle mucho esfuerzo mental a ellos. Incluso podría ser atractivo para quienes no son gamers dedicados y, curiosamente, muchos jugadores que tienen el hábito de sentarse en su consola un rato en las noches, lo encuentren aburrido y sin gracia. Diferentes mecánicas harán que el juego se sienta interminable y sumamente variado, aunque en el fondo sea siempre lo mismo, pero no queda duda que, a pesar de esto, es un juego muy entretenido para pasar unas horas por la tarde cuando quieras ejercitar tu creatividad, inteligencia y tus poderes de observación.

Gameplay 9.5
Visuales8.5
Sonido8.5
Rejugabilidad7.5
The Witness es un excelente juego no necesariamente diseñado para el público en general o para el gamer común, sino para personas que gustan resolver problemas y dedicarle mucho esfuerzo mental a ellos.
8.5

Ricardo Fernández

Locutor y colaborador en Gamer Style. PC Gamer de corazón. Matemático financiero de formación. Programador web de profesión. Fanático del blues, el jazz y el rock. Bambú en crecimiento.