Reseña: Anna’s Quest

Reseña Annas Quest

Si te gustan las historias con giros inesperados, este juego es para ti.


Las buenas historias te las puedes encontrar en cualquier género de los videojuegos. En todos es posible encontrar una buena cantidad de de juegos con historias interesantes que recordarás meses después de haberlo terminado. En particular, es en los rpg donde más las encontramos, pero hay otro género un tanto más pasado por alto donde por definición debe haber buenas historias: las novelas interactivas o, más comúnmente llamadas, point-and-click adventures. Hoy revisaremos uno que me sorprendió por lo bien narrado que está: Anna’s Quest, desarrollado por Daedalic Entertainment.

En este juego acompañas a Anna, una pequeña niña criada por su abuelo en una granja quien, por salvarlo de una grave enfermedad, se aventura fuera de su hogar, faltando a la promesa que hizo de jamás salir al mundo exterior. En el camino, es secuestrada por la bruja Winfriede para robar los poderes telequinéticos Anna, quien ignora totalmente el tenerlos. En este intento, Winfride logra que nuestra protagonista se embarque en una búsqueda que la llevará a tierras sumamente alejadas de la pequeña granja donde creció protegida del resto del mundo.

A primera instancia, la premisa podría parecer de lo más típica y normal que puedas imaginar, pero después de resolver los primeros puzzles y escapar de la guarida de Winfriede, son evidentes dos cosas: primero, que la historia no es tan plana y simple como esperábamos en un principio y segundo, que ésta se basa fuertemente en fábulas germánicas, lo cual le da una sensación muy similar a los cuentos de los hermanos Grim. Y aunque pueda sonar a que ya hemos visto muchas de estas historias, la gran atención y cuidado al detalle que caracterizan a Anna’s Quest deja un buen sabor de boca al final del juego.

annas-quest-3

Como es la costumbre de Daedalic Entertainment, el trabajo visual es de la más alta calidad. Todos los elementos gráficos fueron realizados a mano. Fondos, pantallas, escenarios animaciones y cinemáticos se elaborados artesanalmente, por lo que el juego se siente con una personalidad y aspecto notoriamente distintos a lo que estamos acostumbrados a ver hoy en día, donde casi todos los juegos se construyen a partir de modelos en 3D o bien, en pixel art. La única falla en esto, quizás, es que el juego no se siente tan fluido y pareciera que no corre a una cantidad decente de fps. Sin embargo, esto se debe a lo complicado (y caro) que es animar un juego de esta magnitud totalmente a mano, pero a pesar de ello, el trabajo es bueno y nos ofrece algo distinto qué apreciar.

Como aventura gráfica que se respete, en Anna’s Quest encontramos una buena cantidad de acertijos y puzzles que debemos resolver de formas creativas e imaginativas. Necesitarás en muchos casos algo de cerebro y paciencia para lograr resolverlos, lo cual puede ser un atractivo para los amantes de este tipo de juegos donde debes ingeniártelas para poder seguir adelante. Para ello, podrás utilizar los items que encuentres de muchas maneras y combinarlos para formar nuevos y así dar con la solución del problema. Y si todo eso falla, siempre podrás usar el poder telequinético de Anna para darte una ayuda extra en caso de emergencia. Eso o usar una cría de dragón como encendedor.

annas-quest-2

El acompañamiento musical del juego es adecuado, mas no sobresaliente. Personalmente quisiera haber encontrado un poco más de cuidado en este aspecto, pues en muchos casos me pareció más que los fondos musicales eran tonadas genéricas que poco hacían para acompañar la mayoría de los momentos climáticos del juego. Sin embargo, no es así todo el tiempo y hay momentos memorables donde la música es la protagonista. En una escena, por ejemplo, encuentras unos músicos callejeros quienes adornan una plaza pública con sus acordes y silencios. Sabes que es un buen trabajo musical porque más adelante en el juego, esta simpática banda deja dicha plaza y el lugar queda en un muy incómodo silencio que preferiría no tener.

Lamentablemente, una cadena es tan fuerte como su eslabón más débil y en este caso me refiero a la mala actuación Sophie Le Neveu en el papel protagónico de Anna. La mayor parte del tiempo, Sophie aparentemente solo se dedicó a leer sin ninguna clase de emoción y no quiso formar parte de una historia que necesitaba de un personaje principal memorable. Esto le da una sensación de monotonía al personaje, al punto de sentirse aburrido. Afortunadamente, y por el contrario, la actuación vocal del resto del staff es muy buena, haciendo sentir que vale la pena seguir adelante si logras ignorar lo plano del tono de voz de Sophie.

annas-quest-1

En general, Anna’s Quest es un buen juego que no debes dejar pasar si eres fan de las aventuras point and click o si bien, busas un juego relajante con una excelente historia donde te espera un sorprendente final. Sin embargo, ten en mente que la actuación de voz de la personaje principal está por debajo de lo menos que se espera para un papel de esa magnitud. Si logras ignorar este detalle, encontrarás un juego con una historia cuyo fin te hará sentir que valió la pena haberlo jugado.

Ricardo Fernández

Locutor y colaborador en Gamer Style. PC Gamer de corazón. Matemático financiero de formación. Programador web de profesión. Fanático del blues, el jazz y el rock. Bambú en crecimiento.

No comments

Add yours