Reseña: Epanalepsis

epanalepsis-0

Prepárate para la melancolía y la ansiedad por la búsqueda de la compresión en la repetición

Una epanalepsia (o epanadiplosis) es una figura literaria que consiste en repetir al principio y al final de una frase las mismas palabras a forma de reforzar la idea de lo que es una epanalepsia. El Rey ha muerto, larga vida a El Rey. Muchos juegos indie, como FTL y The Binding of Isaac, toman esta figura como premisa básica de diseño de juego para agregar un buen replay value sin incrementar sus gastos de producción , aunque seguramente no tenían esta figura en mente al momento del diseño. Y el juego que hoy te muestro no es la excepción, aunque aquí si fue tomada en cuenta desde el principio

Epanalepsis es una aventura gráfica point-and-click desarrollado por Cameron Kunzelman, donde seguimos la historia de varios personajes a través de momentos distintos en tres diferentes décadas separadas cada una por veinte años. En primer lugar conocemos a Rachel, una chica desempleada recién graduada de la universidad que busca (sin mucho ánimo) su estabilidad emocional y financiera, que va por la vida dejándose llevar por el camino fácil. Luego conocemos a Anthony, un muchacho acostumbrado a ganarse la vida consiguiendo información de dudosa procedencia para el mejor postor, gastando sin pensar en el futuro y viviendo una vida cómoda. Y al final, conocemos a un robot encargado del mantenimiento de cámaras criogénicas con capacidad de acceso al mainframe de una corporación que lo controla todo y al hacker que toma posesión de esta máquina. Todos forman parte, sin saberlo, del gran esquema de las cosas y sus decisiones podrían alterar El Ciclo.

epanalepsis-3

Este es el setting de un juego cuya historia es su mejor carta de presentación… si es que ésta te habla de algo. Después de haber jugado este corto juego durante algunas horas y de haberle dado más de cinco vueltas a la historia, sigo sin comprender totalmente de qué va. Al principio nada, nada, tenía sentido, y sin embargo, debo decir que me conmovió de una manera muy extraña: no podía dejar de jugar para tratar de atrapar todos los detalles que se repiten una y otra vez. Conforme fui repitiendo, las piezas poco a poco fueron tomando más forma, el rompecabezas se hacía más claro, pero también se hacía más grande y complejo. Y así, hasta la fecha. El nombre del juego, pues, es muy adecuado para esta aventura.

Este efecto entre melancólico y ansioso es potenciado por la excelente banda sonora que acompaña a Epanalepsis, compuesta por John Fio, y por la sonorización del juego que me parece excelente. Si logras sumergirte lo suficiente en su historia, la música hará que la inmersión sea total y te sientas perdido dentro del juego, al punto de conectar emocionalmente con las tres historias, sintiéndote parte de ellas e identificándote de una u otra forma.

epanalepsis-2

Lamentablemente, estos dos son los mejores puntos que tiene Epanalepisis a su favor. El aspecto gráfico lo definen como “minimalista de 8-bit” pero a mi parecer más bien parece un trabajo un flojo y demasiado amateur, donde le restan importancia al impacto visual que podría tener en la historia. Esto, aunado a uno que otro bug que aparentemente el desarrollador no está interesado en arreglar, podrían hacer que el juego se sienta más como un proyecto universitario de un chico que está comenzando a programar y tiene interés en formar carrera en el mundo de los videojuegos.

Claramente, si bien Cameron Kunzelman es excelente ensamblando historias intrigantes e interesantes, no tiene mucha experiencia en el desarrollo formal de juegos ni en la experiencia del usuario al jugarlos: me queda claro que para él, no existe otra cosa que no sea la historia que nos pueda contar el juego. Y no estoy diciendo que esto sea algo malo, al contrario: es una forma de expresión que el señor Kunzelman está explotando para compartir su visión del mundo. Evidentemente, este tipo de experiencias no son para todos los jugadores por lo que no podría recomendar Epanalepsis a cualquiera: hay que tener una especial inclinación por la experimentación en los videojuegos y mantener una mente abierta al jugarlo. Además, cuestiono un poco su precio de $7 dólares – para mí, es más bien un juego de $3 dólares. Si tienes la oportunidad de conseguirlo en un bundle de juegos indie, no te arrepentirás en darle una oportunidad. De otra forma, mejor guarda tu dinero en tu bolsillo donde está perfectamente a salvo.

epanalepsis-1

Ricardo Fernández

Locutor y colaborador en Gamer Style. PC Gamer de corazón. Matemático financiero de formación. Programador web de profesión. Fanático del blues, el jazz y el rock. Bambú en crecimiento.

No comments

Add yours